Esta jornada masiva de pruebas comenzó a tomarse a los habitantes de varios barrios de Beijing, en donde la tasa de contagio es elevada.

China ha adoptado medidas que parecen ser efectivas para controlar el virus y frenar su propagación, entre ellas, realizar inmediatamente test masivos allí donde surja algún brote, confinar las zonas afectadas y mantener en cuarentena a todos los contactos cercanos a los contagiados.

Esta vez, el gigante asiático decidió implementar un nuevo tipo de test  considerado el más eficaz para detección del covid-19, se trata de la toma de muestras a través de un hisopado vial anal.

Esta jornada masiva de pruebas comenzó a tomarse a los habitantes de varios barrios de Beijing, en donde la tasa de contagio es elevada.

Li Tongzeng, médico del hospital You’an de Pekín, explicó en el canal televisivo chino CCTV que este tipo de muestreo “puede aumentar la tasa de confiabilidad de relevamiento de las personas infectadas” porque las huellas del virus —asegura— persisten más a lo largo del ano que en el tracto respiratorio.

En cuanto se detecta un brote en algún lugar de su enorme territorio, se aisla toda su área, se rastrean todos los contactos cercanos de los contagiados y se les pone lo más pronto posible en cuarentena bajo observación médica.