Con una votación de 127 a favor y cero en contra, la plenaria de la Cámara baja del Congreso aceptó los términos contra Bustos, quien fue acusado por los delitos de concierto para delinquir, cohecho propio y tráfico de influencias de servidor público.

El representante a la Cámara del Centro Democrático Gabriel Vallejo, comisionado para estudiar el escrito de acusación, presentó el informe a la plenaria solicitando que sea aceptado el auto que presentó la Comisión de Investigación contra Bustos, involucrado en el llamado ‘cartel de la toga’.  

La sesión reservada de la plenaria de la Cámara para estudiar la acusación se alargó por más de cuatro horas por el alto número de impedimentos y la discusión sobre si debería hablar o no la defensa del exmagistrado Bustos ante la plenaria.

La mayoría de los representantes de diferentes partidos coincidieron en que la etapa procesal donde debía actuar la defensa se había culminado en la Comisión de Acusación y la plenaria no era escenario para surtir una actuación del proceso cuando ya se había terminado con el escrito de acusación.

El representante investigador Edward Rodríguez afirmó que hubo suficientes indicios para determinar que el exmagistrado era el “cerebro” de la empresa criminal que se creó en el alto tribunal para torcer algunos procesos.

La sesión reservada de la plenaria de la Cámara para estudiar la acusación se alargó por más de cuatro horas por el alto número de impedimentos y la discusión sobre si debería hablar o no la defensa del exmagistrado Bustos ante la plenaria.

La mayoría de los representantes de diferentes partidos coincidieron en que la etapa procesal donde debía actuar la defensa se había culminado en la Comisión de Acusación y la plenaria no era escenario para surtir una actuación del proceso cuando ya se había terminado con el escrito de acusación.

El representante investigador Edward Rodríguez afirmó que hubo suficientes indicios para determinar que el exmagistrado era el “cerebro” de la empresa criminal que se creó en el alto tribunal para torcer algunos procesos.

En el escrito de acusación de 75 páginas, Rodríguez afirma que Bustos hacía parte de un grupo de magistrados y exmagistrados que, a cambio de altas sumas de dinero, ofrecía intervenir ilegalmente los procesos para obtener diferentes beneficios procesales, “los cuales podían ir desde archivos, preclusiones, impedir órdenes de captura o dilatar los procesos en búsqueda de prescripciones”.

Luego de haber sido aprobada la acusación, el caso pasa al Senado de la República para que, en un juicio político, se le despoje de su fuero constitucional y sea procesado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Via La FM