Las mayorías de los partidos políticos  aprobaron este miércoles,  en la cámara ,en último debate, el proyecto de acto legislativo que agiliza la implementación de los acuerdos de La Habana y da el primer paso para garantizar su cumplimiento.

En una extensa jornada, los representantes le dieron luz verde a los cinco artículos que componen la iniciativa, la cual debe pasar a conciliación de los textos aprobados en Senado y Cámara.

En medio del debate, se dio una discusión de parlamentarios del Centro Democrático contra la Unidad Nacional, el Polo, la Alianza Verde y el Ministro del Interior.

El artículo 1, que habilita al Legislativo para aprobar leyes estatutarias y actos legislativos en menos tiempo de lo habitual para lo suscrito en Cuba, fue aprobado por 93 votos a favor y 16 en contra.

El segundo punto, que le otorga facultades al presidente de la República para que expida decretos con fuerza de ley para implementar los acuerdos con las Farc, fue avalado por 101 votos por el sí y 20 por el no.

El artículo 3, que establece recursos para el posconflicto, salió adelante con 95 votos a favor y 20 en contra.

Así mismo, el cuarto, que consagra que el acuerdo final será elevado a la categoría de acuerdo especial, fue aprobado con 98 votos por el sí y 14 por el no.

Y el punto quinto, que deja en claro que el Acto Legislativo para la Paz solo entrará en vigencia hasta la refrendación de los acuerdos con las Farc en Cuba, es decir, hasta que los ciudadanos avalen lo que salga de la mesa, pasó con 91 votos a favor y 17 en contra.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, les respondió a los sectores críticos de esta legislación para la paz –especialmente a los uribistas- sus críticas contra el presidente Juan Manuel Santos y contra algunos miembros de su familia.

“En la Comisión Primera de Cámara dijeron que el hermano del Presidente, Enrique Santos, era integrante de las Farc; ahora dicen que lo es el mismo jefe de Estado (…) Yo los invito a que hagamos un debate serio y no con esta cantidad de barbaridades”, afirmó Cristo.

Y el coordinador ponente del proyecto en Cámara, el representante por ‘la U’ Hernán Penagos, les explicó -una vez más- a quienes aún tienen reparos que todos los procedimientos aprobados en esta norma “no entrarán en vigencia hasta tanto no se haga efectivo el mecanismo de refrendación” de los acuerdos.

Penagos también explicó ante la plenaria de la Cámara las demás disposiciones que trae el proyecto de acto legislativo.

Estas incluyen la creación de un procedimiento especial legislativo que contempla un trámite abreviado o de fast track (vía rápida) para tramitar los proyectos de ley o de reforma constitucional necesarios para implementar lo acordado con las Farc.

Igualmente unas facultades extraordinarias al Presidente de la República para expedir decretos con fuerza de ley exclusivamente relacionados con el desarrollo de los acuerdos.

Esto significa –y así quedó especificado en la iniciativa- que el jefe de Estado no podrá expedir reformas constitucionales, leyes estatutarias u orgánicas, códigos “ni decretar impuestos”.

Adicionalmente se incorporó un artículo que determina que lo pactado con la guerrilla tendrá el nivel de un “acuerdo especial”, acorde con el artículo 3 de los Convenios de Ginebra, y que se tramitará una ley posterior para que haga parte del conjunto de normas que rigen al Estado colombiano.

Y se habilita un “plan de inversiones para la paz” que durará los próximos veinte años y que destina recursos para las regiones más apartadas con el fin de evitar que renazcan las causas que han originado el conflicto armado.

Finalmente se incluyó una nueva disposición que determina que ninguna de estas normas se echara a andar sin que antes los ciudadanos, en las urnas, hayan dado su aval al acuerdo final entre el Gobierno y las Farc.