• El Mandatario aseguró que “Colombia nunca ha agredido a Venezuela, Colombia nunca ha estado en una carrera belicista; nosotros somos defensores de la democracia”.

• El Jefe de Estado reiteró que “esa dictadura está auspiciando a grupos terroristas en su territorio, para atentar contra Colombia”.

• “Nosotros somos un país que defiende la democracia, que defiende los valores de la Carta Democrática Interamericana, y Nicolás Maduro es el enemigo de la democracia, es enemigo de la Carta Democrática”, dijo.

Florencia, Caquetá, 11 de septiembre de 2019.

“Nosotros no estamos en el plan de agredir a nadie. Pero también somos claros: Colombia no va a dejar de denunciar lo que está ocurriendo con esta dictadura”.

Así lo aseguró este miércoles el Presidente Iván Duque Márquez, quien dijo además que “Colombia nunca ha agredido a Venezuela, Colombia nunca ha estado en una carrera belicista; nosotros somos defensores de la democracia y de los valores democráticos”.

En diálogo con periodistas en Florencia (Caquetá), donde asistió a la presentación de ‘Soy Generación E’ -estrategia de acompañamiento integral a los estudiantes de educación superior en Colombia-, el Jefe de Estado insistió en que el Gobierno ha “reconocido al Presidente Juan Guaidó como el Presidente legítimo de Venezuela, y a la Asamblea Nacional como el único órgano legítimo democrático que tiene ese país”.

Reiteró que “esa dictadura está auspiciando a grupos terroristas en su territorio para atentar contra Colombia, como es el caso del Eln o como también son claros los vínculos que tiene esa dictadura con alias ‘Iván Márquez’, con alias ‘Romaña’, con alias ‘El Paisa’, con alias ‘Santrich’, que los protege y los auspicia, y eso es violatorio del derecho internacional, es violatorio de la Resolución 1373 de Naciones Unidas”.

Por esta razón, el Mandatario aseguró que “la invitación respetuosa es a que las propias Naciones Unidas, sobre la evidencia que existe y, además, sobre el material que es absolutamente evidente, también puede hacer respetar no solamente la Carta de la organización, sino que también haga respetar la Resolución 1373 del organismo, que les prohíbe a los países auspiciar, promover y patrocinar terroristas en su territorio, para atentar contra otros estados”.

Manifestó, además, que “el señor Nicolás Maduro es un dictador que está generando la peor crisis humanitaria migratoria que haya visto América Latina” y añadió: “Nosotros somos un país que defiende la democracia, que defiende los valores de la Carta Democrática Interamericana, y Nicolás Maduro es el enemigo de la democracia, es enemigo de la carta democrática y, además, es una persona que está violando las propias normas de la Organización de Naciones Unidas cuando auspicia terroristas en su territorio”.

Por ello, consideró que la reflexión a la que está invitando el mundo es a que “Nicolás Maduro deje de ejercer la dictadura y se confirmen tres principios centrales: el fin de la dictadura, un gobierno de transición con representación amplia, y la convocatoria de elecciones libres”.

“Sobre esa base, Colombia sigue manteniendo su posición, porque nosotros ni estamos agrediendo a nadie ni nosotros estamos haciendo provocaciones de carácter militar. Nosotros estamos defendiendo nuestro territorio, a partir del derecho internacional. ¿Y cómo lo hacemos? Denunciando, como lo hicimos hoy a través del Canciller Carlos Holmes Trujillo en la Organización de Estados Americanos, esa connivencia que tiene la dictadura de Venezuela en su territorio”.

En este sentido, el Presidente se refirió al Tratado de Asistencia Recíproca que fue activado por la OEA, para lo cual dijo que es “un mecanismo para que se puedan evaluar riesgos de carácter regional y, sin lugar a dudas, hay un riesgo que lo ha generado, que lo ha detonado la dictadura en Venezuela”.

Los riesgos –añadió- son “la más grave crisis migratoria que afecta al continente, que es el auspicio en su territorio de la presencia de grupos terroristas, que es la connivencia de ese gobierno con el narcotráfico”.

Subrayó que lo que se está haciendo ahora, regionalmente, es la evaluación de todos los países a esta situación para que “se tomen medidas de carácter diplomático, de carácter político y, sobre todo, también de carácter sancionatorio”