Hace un año espera una respuesta de la Secretaría de Gobierno para controlar negocios de venta y consumo de licor.

El atraco a mano armada que pretendieron el pasado sábado a las 7 de la noche delincuentes en El Malecón de Cúcuta, uno de los sitios más concurridos de la ciudad, dejó al desnudo lo desprotegidos que están los cucuteños de las bandas delincuenciales.

En el hecho quedaron heridos dos jóvenes deportistas que se encontraban a esa hora haciendo ejercicios en la sección de las barras, y aunque uno de los delincuentes fue capturado, los ciudadanos que presenciaron el repudiable episodio no salían de su asombro de lo osados que fueron los delincuentes, que  se atrevieron a actuar con armas de fuego a tan solo dos cuadras del CAI Briceño.

“Estamos a merced de la delincuencia, esa noche pudo terminar en una tragedia, con dos jóvenes muertos, y nada hubiese pasado, porque la ciudad está incontrolable ante tanto hurto a mano armada”, dijo Rosa Julia Caicedo, una mujer que ese sábado fue testigo del asalto a los deportistas

Por estas circunstancias que van en desmedro de la seguridad de la ciudad, fue que el presidente del Concejo, Oliverio Castellanos invitó al recinto de la corporación al comandante de la Policía Metropolitana, brigadier general Oscar Moreno, para que rindiera un informe de las acciones que se están llevando y en qué condiciones, para garantizar la vida y bienes de los cucuteños

En su intervención, Moreno fue enfático en señalar que las muertes violentas que ocurren en la ciudad son producto de los enfrentamientos por el control territorial que libran grupos armados ilegales, entre ellos Clan del Golfo, Eln, Tren de Aragua y Autodefensas Gaitanistas. 

“Representan el 80 por ciento de la estadística y tan solo el 6 por ciento de las muertes son de casos por hurto”, precisó el oficial.

Manifestó que el año anterior se terminó con 38 muertes mensuales por la vía violenta. Este año la meta es bajar esa estadística a 30 muertes violentas por cada cien mil habitantes. La media nacional se encuentra en 26 muertes mensuales, dijo Moreno.

En algo que llamó la atención de los concejales fue la estadística de 17 muertes este año por intolerancia, por riñas, producto de la ingesta de bebidas embriagantes.

El comandante de Policía manifestó que se está haciendo la tarea con lo que se cuenta a disposición, dando a entender que están operando casi que con las uñas en la parte operativa, producto de la ausencia de muchas herramientas.

Dijo, por ejemplo, que el parque automotor que requiere la Policía para operar es de 600 motocicletas.

Escasamente contamos con 400 y el 70 por ciento están obsoletas”. Dijo que con la Secretaría de Seguridad se han hecho gestiones ante los ministerios del Interior y Defensa , los cuales han dado a Cúcuta 150 motos, y vienen 187 el próximo semestre, pero seguimos cortos en esta materia, dijo Moreno.

Y ni qué decir en materia de tecnología, terreno en el cual “estamos en cero”. Recibimos 1.000 llamadas a diario, pero no contamos con el Sistema de Emergencia y Seguridad, como sí lo tienen otras capitales como Tunja, Medellín, Villavicencio, Cali, entre otras, lo cual nos deja en desventaja frente a los delincuentes.

“De cerro a cerro no nos podemos comunicar en la ciudad, porque el sistema caducó hace más de 20 años”, dijo Moreno.
 Image

Concejo le adelantó ayer un control a la Policía Metropolitana./Foto cortesía/La Opinión

Y falta mucho en infraestructura, solo se cuentan con dos CAI, no existe una cárcel municipal ni casas de justicia. Por ello se está perdiendo todo el trabajo que hace la policía.

Moreno dijo que a la fecha se llevan 3.187 capturas, 20 por ciento más que el año anterior. “El problema es que el 90 por ciento de esas capturas vuelve a las calles a delinquir. Y las que quedan con medida intramural las tenemos en las estaciones (750 en total), cuando estos lugares no son para mantener presos”.

Al referirse al problema social que se está enfrentando en la ciudad, producto de lo cual se generan problemas de inseguridad, Moreno aseguró que lleva casi un año pidiendo a la Secretaría de Gobierno de Cúcuta que se regule el funcionamiento de bares y centros de lenocinio, a fin de poder tener un control sobre estos negocios.

Sobre esto último, el secretario de Gobierno, Cristian Bruitrago, explicó  que su despacho presentó un borrador de decreto ante el Consejo de Seguridad con tres propuestas posibles para dar una solución de plano, pero en esta instancia se sugirió efectuar mesas de trabajo con los empresarios de la noche y volver a presentar el decreto definitivo.  La solicitud fue ratificada en el mes de diciembre pasado y desde entonces la Secretaria de Desarrollo Económico se encuentra concertando con los empresarios de la noche el decreto que fije los nuevos horarios. 

Por su parte, el secretario de Seguridad Ciudadana, Alejandro Martínez, le aseguró a La Opinión que en la actual administración se ha gestionado apoyo para la Policía relacionado con : 5 vehículos (Comité de orden público)
– 20 motos uniformadas 

– 6 motos civiles 
– 50 motos gestionadas el año pasado ante el Gobierno Nacional, 55 en el presente año.
– Dos drones del Gobierno Nacional
– Y 720 camisas balísticas


Hablan los concejales

Los concejales de Cúcuta manifestaron su respaldo a la Policía, pero coinciden en que ha faltado un mayor apoyo de la alcaldía para consolidar la operatividad de la fuerza pública.    

El presidente del Concejo, Oliverio Castellanos, fue incisivo con el Gobierno Nacional por el abandono en que ha mantenido en los últimos años a Cúcuta. 

Hay un riesgo social en el municipio con relación a la intervención del espacio público y de algunos negocios que operan en el centro de la ciudad y que fomentan la ilegalidad.

Castellanos denunció que para dar solución al tema del hacinamiento de las estaciones de policía se dejó en el Plan de Desarrollo un proyecto estratégico  que es la construcción de la cárcel municipal, pero no se conoce de gestiones en este sentido. Les dejamos (a la alcaldía) 3.000 millones de pesos y no los ejecutaron.

Carime Rodríguez indicó que no toda la culpa de la desatención a la Policía la tiene el alcalde Jairo Yáñez, ya que los problemas de inseguridad datan de administraciones anteriores.

Por su parte, Leonardo Jácome, indicó que en las actuales condiciones la policía antes hace magia con los escasos recursos y herramientas de que dispone.

Cómo es posible que Cúcuta siendo frontera y con todos los problemas que carga a cuestas no tenga operando el sistema de emergencia y seguridad, se preguntó Jácome.

La Opinión