La mayoría de los presos que podrían recibir este beneficio son pacientes terminales.

El Gobierno de Colombia iniciará gestiones para solicitar a la justicia que ocho guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) sean transferidos de los centros de reclusión a sus hogares, como un acto humanitario debido a la crisis carcelaria y las condiciones de salud que padecen.

Así lo informó este martes el jefe negociador del Gobierno colombiano en los diálogos con el ELN, Otty Patiño, en entrevista con el medio local blu radio, donde explicó que el Ejecutivo actuará como gestor porque es un asunto que le compete al sistema de justicia.

En ese sentido, comentó que el Gobierno actuará para explicar a los jueces que examinen este tema que la solicitud surge debido a las condiciones inhumanas que tienen los presos en las cárceles, donde no tienen la debida atención médica ni apoyo familiar.

El Gobierno de Colombia y el ELN concluyen el primer ciclo del diálogo de paz y anuncian los acuerdos

«Se ha planteado que esas personas puedan estar en sus hogares con confinamiento domiciliario, como pasa con mucha gente que no representa peligro por su situación o por su condición», dijo Patiño, quien agregó que la mayoría de los presos del ELN que podrían recibir este beneficio son pacientes terminales.

Por su parte, el alto comisionado para la Paz, Danilo Rueda,  al mismo medio que de las ocho personas siete están en estado terminal, según los dictámenes médicos.

Uno de los presos que recibiría el alivio humanitario tiene 35 años y le quedarían dos meses de vida. Además, otros de los reclusos tienen riesgo de perder la vista debido a la falta de atención sanitaria en los centros de reclusión.

Rueda agregó que el trámite para atender a los privados de libertad se inició en la tarde del lunes, conforme a decisiones constitucionales que se han emitido con anterioridad y mecanismos que existen para abordar estos casos.

RT