Los uniformados detenidos serán investigados por los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad, tortura y destrucción de material probatorio; solo falta el coronel Benjamín Núñez, quien tiene circular roja de Interpol

Mientras se espera que el teniente coronel Benjamín Núñez se entregue a la justicia colombiana —o sea capturado en cumplimiento a la circular roja de Interpol que hay en su contra—, durante el martes 23 de agosto se lleva a cabo la audiencia de medida de aseguramiento contra los 10 policías sobre las cuales había una orden de detención y que, durante el lunes 22, fueron detenidos o se entregaron.

En la diligencia judicial, la Fiscalía General de la Nación afirmó ante el juzgado penal 01 municipal de Sincelejo que los uniformados detenidos serán investigados por los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad, tortura y destrucción de material probatorio por los hechos ocurridos el pasado 25 de julio de 2022, cuando los jóvenes identificados como Carlos Alberto Ibáñez Mercado, Jesús David Díaz Monterroza y José Carlos Arévalo Contreras, fueron retenidos por uniformados de la Policía bajo el pretexto de que pudieron ser responsables del crimen de un patrullero en el municipio Sampués, Sucre.

Los jóvenes fueron obligados a subir a una camioneta de la Policía y, de acuerdo con el testimonio de uno de los uniformados, el coronel Núñez les habría disparado para después ser presentados como integrantes del Clan del Golfo, estructura que lideró el mencionado plan pistola contra agentes de la fuerza pública.