El Consejo de Ministros de España avaló la extradición del empresario colombiano Carlos Mattos, quien es requerido por las autoridades por sobornar a dos jueces de la República para que lo beneficiaran con medidas cautelares para seguir comercializando en Colombia vehículos de la marca Hyundai. 

La Cancillería recibió formalmente la resolución emitida por el Consejo de Ministros, en la cual se indica que se avaló lo ordenado por la justicia española para la «entrega en extradición» de Mattos. 

El empresario orquestó un elaborado plan para desviar una tutela radicada en los juzgados civiles de Bogotá con el fin que llegara directamente al despacho del juez Reinaldo Huertas (quien enfrenta un juicio) para que este avalara las medidas cautelares que beneficiaron a la empresa de Mattos. 

Para esto, le pagó sobornos a funcionarios y trabajadores de la Rama Judicial con el fin de alterar todo el sistema de repartos y así direccionar la tutela. Mattos habría enviado 2.500 millones de pesos aproximadamente para sobornar a todas las personas que tuvieron participación en este estructurado plan.