Por Carlos Villota Santacruz

Internacionalista, Comunicador Social y periodista, experto en marketing político y marketing de ciudad

Twitter@villocol

Los Alcaldes y Gobernadores que tomaron posesión el pasado 1 de enero en Colombia fueron candidatos. No murieron el intento. En ese contexto, el valor de la palabra, fue la fuente para alcanzar la meta de ¿cómo ser candidato y no morir en el intento? Todo por cuenta, que  el éxito en las urnas representó, de manera inmediata asumir el rol que los tiene hoy de protagonistas en sus regiones.

Aspirar a un cargo público, es tener conciencia, que el tránsito de ciudadano a gobernante, se define en las urnas. Por la voluntad popular. Un rol que se alcanza con planificación, trabajo, liderazgo y corazón, con el apoyo de la comunicación política. Esta es una ciencia del conocimiento altamente flexible y que evoluciona con el tiempo. Así se comprobó en las últimas elecciones en Colombia y Argentina –referente inmediato en el marco de  la IX Cumbre Mundial de Comunicación Política en Buenos Aires del 8 al 10 de junio en la Universidad Católica- que invita a los lectores a preguntarse, si el resultado de estas elecciones le afectarán en su vida y en su rol en la sociedad.

La respuesta es sí. Hasta el silencio es una acción política. Porque la política se nutre del convencer y persuadir. Si el reto de asumir una candidatura es conseguir votos y ganar las elecciones. Una vez electo, se debe saber que debe estar preparado para gobernar. Gobernar con coherencia desde una acción local con visión global. Es decir, gobernar bien, pero a la vez saber comunicar lo que se hace. Lo que se ejecuta, lo que  se proyecta. Edificar futuro.

¿Cómo ser candidato y no morir en el intento? Un interrogante que pasó al tablero en la VIII Cumbre Mundial de Comunicación Política en la ciudad de Lima, para quienes tienen pensado a mediano y largo plazo, asumir un rol, que significa una oportunidad de asumir un  liderazgo histórico, con retos y oportunidades, que al analizar en detalle, su agenda la imponen las ciudades. Sus habitantes. La comunicación globalizada segundo a segundo.

A manera de análisis para los partidos políticos en América Latina.. Asumir esta condición, de aspirar a un cargo público por voto popular, en los próximos meses, debe quedar claro  que cada campaña es diferente. Que no hay candidatos iguales o similares. Lo que impacta en Perú en el discurso, no lo puede ser tanto en Panamá o en México. Lo que sí es claro, es que al ganar las elecciones, la candidatura alcanza otra dimensión. Que es la de Gobierno. La clave para el éxito, es saber, para quién  quiere ser candidato. Para que se quiere ser Gobernador, Alcalde o presiente. En su ruta, los primeros cien días serán definitivos. Porque cada vez que se gana una elección y no se muere en el intento, en calidad de candidato, los ciudadanos tienen una esperanza. Abrazan futuro. Y la verdad; no se puede ser inferior a un reto, del que se hablará en los cuatro puntos cardinales de un municipio, una región o un país.

 

Ahora, de lo que se habla es del triunfo de Macri en Argentina. Del triunfo de Peñalosa en Bogotá. De la segura derrota de la Revolución Bolivariana en Venezuela, -en una próxima elección- que marcará un antes y un después para el Gobierno de Nicolás Maduro, en medio de una crisis sin precedentes, que pronosticamos en la ciudad de Buenos Aires en el 2013. Un escenario político y geopolítico, que estará en la agenda de la próxima cumbre Mundial de Comunicación en la capital Argentina. Todo gracias a que la comunicación política, es una ciencia que evoluciona y se trasforma desde la palabra. Es la palabra, la que nos invita a pensar en grande. A pensar inteligente.

 

Si hay candidatos, que saben el significado integral de su aspiración. Si saben que es un triunfo y una derrota en las urnas. América Latina avanzará en gobernabilidad, liderazgo, transparencia y rendición de cuentas. Todos los que suman en adelante una candidatura tienen la posibilidad de delinear una propuesta de campaña con visión de futuro a 20 y 30 años. La razón. En un mundo globalizado, la política se ejerce con vocación de servicio, Con pasión y una permanente comunicación, cómo quedó evidenciado en tres días de reflexión académica en Lima el pasado mes de diciembre de 2015