Por Hernán Alonso Ramírez Ospina

Pocos deportes, han sido tan populares como el futbol. Genera pasiones como ningún otro, hay litigios sobre en qué nación tuvo su origen, hasta en donde se juega mejor. Es el causal de que millones de personas se detengan frente a sus pantallas, para ver alguna final de torneo, como ya se hizo costumbre.

La realidad es que el futbol como deporte está muerto. Dejo de existir hace tiempo, pero como en los diálogos de una película, ¨Nadie sabe que está muerto¨.

Acaso fue con las dudas del título de Argentina en la copa FIFA de 1978, ese ¨extraño¨ resultado, con la mejor selección Perú de la historia, resultado que dejó por fuera a Brasil de la disputa. Todo bajo el manto de duda de una dictadura militar en el país anfitrión. Pero No, algunos dirán lo mismo de los títulos de Italia y Alemania en medio de los conflictos de la Segunda guerra mundial.

Fue tal vez cuando Maradona, descaradamente ¨metió la mano¨ en el mundial de México 1986. Ese no fue el asunto más delicado. Mucho se discute si el ¨Pelusa¨ ya era esclavo de la cocaína cuando entonces. Total, manto de duda sobre las pruebas antidoping. Años después en USA 1994. Se hizo justicia, No podía haber ¨figuras¨ por encima de la ley. Maradona Fue castigado, ¨Me cortaron las piernas¨ dijo entonces. Pero el futbol siguió creciendo en cifras.

Causalmente, en ese mundial, sucedió el hecho mas triste de todos los mundiales. En USA 94, Fue asesinado el defensa colombiano, Andrés Escobar Saldarriaga, Los Argentinos dirán que fue mas grave lo de Maradona. En el país del Tango el futbol es religión, más si se trata del Diego. Volviendo al tema, el hecho del homicidio, alentado por la supuesta revancha por la comisión de un autogol. En realidad, ocultaba toda una red de apuestas ilegales, El deporte Rey siempre estuvo inmerso en conspiraciones de manipulación de resultados, decenas de casos y sus sentencias, así lo demuestran. Pero desde ese julio de 1994 nunca volvería a ser el mismo. Veinticinco años después, son varias las empresas de apuestas en línea, quienes patrocinan, legalmente el deporte, buscando hacerlo más seguro.

Tampoco, han sido, los escándalos de corrupción de las altas esferas de la FIFA, desde Joao Havelange, Sepp Blatter, sus ramificaciones con maletas cargadas de dinero para comprar votos. Organismos internacionales aun tienen el poder de exigir honestidad y buena gestión. Aunque todos sabemos, que donde hay poder hay corrupción.

El Rey futbol. Ha muerto, y fue donde estaba destinado a ser la cuna del mejor, En Suramérica. Lugar desde donde hace mucho tiempo se dejó de jugar, Hoy es la radiografía de ligas llenas de casos de corrupción, donde los jugadores se ¨Exportan¨ desde la pubertad a las costosas y bien pagas ligas de Europa. Los torneos, desde hace rato son ¨sosos¨, faltos de estrellas y calidad de juego. ¿La prueba? Desde hace lustros, ningún equipo ¨Latino¨, ha ganado el mundial de clubes, o lo que se llamaba, Copa Intercontinental de clubes.

Lo peor esta por venir. El futbol en Latinoamérica, está inmerso en negocios turbios, el narcotráfico esta en todos lados. Se hacen grandes esfuerzos, pero no son suficientes. Se siente el peso de los llamados países fuertes, en las decisiones de la Concacaf, Conmebol, etc.

Sin embargo, esto no ha matado al futbol. El Rey murió en la copa América de 2021, recibió la estocada final con la selección de Argentina.

Poseedores de un gran historial, de grandes estrellas, entre ellas, el considerado mejor jugador del momento, Lionel Messi. No fue suficiente. Han ganado un torneo con bajezas que no tienen justificación.

Que se empleen estrategias que no estén ¨tipificadas¨ en los reglamentos, no las hace legales. Bien sabido es, Se conocen historias de laxantes en el agua de los camerinos visitantes, pasto mojado, pasto seco, huecos, zanjas en el campo. Arcos mas anchos. Etc. Todas las historias contadas sobre ¨Tácticas¨ de Gauchos, Charrúas, paraguayos. Son anécdotas. Los llevaron a alzar copas y ganar torneos con sofismas como ¨Garra Charrúa¨, ¨El nacionalismo Gaucho¨, etc.

Lo de esta copa América, celebrada en Brasil, ya se paso de la tumba. Al observar cada partido de los Gauchos, se puede ver el empleo de la psicología rastrera. Tal vez, siempre fue así, pero sin público en graderías, se hizo más evidente. Sistemáticamente, de forma individual o en grupo, los jugadores argentinos, acosaban con diálogos a los jugadores claves de los equipos oponentes. Atacando debilidades físicas, miedos. Sí, generando gran nivel de inseguridad. Hicieron implosionar a Brasil, pero su laboratorio fue el partido contra Colombia. Ante los órganos de los sentidos de todo el mundo, con total desparpajo el arquero Martínez, dio catedra de trabajo psicológico al mejor estilo de la guerra del Vietnam.

No se quedaron cortos, si Saddam Husein, empleo tanques de cartón en la guerra del golfo, para ¨asustar¨ o entretener al consorcio internacional de la ONU. Los gauchos emplearon utilería para impresionar a árbitros y jugadores oponentes. Mucha sangre y heridas de utilería se pueden observar en las transmisiones. Por simple lógica, se sabe que un tobillo sangrante no se alivia para aun partido de alto rendimiento en dos días.

Los gauchos emplearon todas las ¨tácticas¨ posibles, eso sí, evitando romper alguna regla, todo muy medido, quirúrgico si se quiere. Pero NO. Eso es corrupción, esa que tanto se ha vuelto motivo de revueltas y protestas. Señores deportistas, ustedes deben ser ejemplo de comportamiento. Deben dar lecciones de superación desde la disciplina, la ética y la moral. Decepciona que LIONEL MESI, destinado a ser uno de los mejores de la historia, se preste para esto, se quede en silencio, nunca hizo arenga, promovió a sus compañeros para ser honestos.

Atención, Si se hizo viral el ¨Coaching¨ para hacer equipos campeones, ya hemos observado la efectividad de las ¨tácticas¨ de guerra psicológica, creadas en los tiempos de la guerra fría, y llevados al terreno del deporte. Destruir o implosionar desde la mente, en vez del esfuerzo físico, el trabajo en equipo, las ¨coreografías de juego¨. Que mal hace esto a unas generaciones que debemos enseñar a ser mejores seres humanos. El camino corto nunca será ¨El camino corto¨, No más de la ley del menor esfuerzo.

Quedara en los libros, o registros que Argentina fue campeón, quienes fuimos testigos, siempre recordaremos a un campeón tramposo, mañoso. Esperemos con Fe, que este sea un grito que no se haga silencio.

@nanaprendizdetodo

Vía ifmnoticias.com somos Medialco