El médico presidencial, Sean Conley, ofreció el parte médico en las puertas del Centro Militar Walter Reed, donde le mandatario norteamericano permanece internado por COVID-19. “Está muy bien y trabajando”, aseguró

El médico del presidente Donald Trump, Sean Conley, aseguró que el mandatario de los EEUU “está muy bien”. Según detalló, lleva 24 horas sin fiebre y se siente bien. “Estoy como si pudiera irme hoy”, dijo el mandatario según reveló su equipo médico en al conferencia de prensa. Trump, de todas formas, continuará ingresado, pero la frase -explicaron- es un buen signo.El médico del presidente Donald Trump, Sean Conley, y el equipo que lo trata por COVID-19El médico del presidente Donald Trump, Sean Conley, y el equipo que lo trata por COVID-19

“Esta mañana el Presidente está muy bien”, insitió Conley. “Como se informó ayer, en consulta con este grupo, recomendé que lleváramos al Presidente a Walter Reed como medida de precaución para proporcionarle el monitoreo más avanzado y cualquier cuidado que pueda necesitar”. El médico presidencial aprovechó la conferencia de prensa para presentar al equipo multidisciplinario que lo atiende: los médicos Sean N Dooley, John Hodgson, Wesley R Campbell, Jason M. Blaylock, Robert Browning, Brian Garibaldi, y las enfermeras Juliana Lavopa y Megan Nasworthy

Dooley agregó q que el Presidente Trump no necesita suministro de oxígeno y no tiene dificultad para respirar o caminar. “Lo estamos monitoreando muy de cerca por cualquier evidencia de complicaciones ya sea de la enfermedad del coronavirus o de las terapias que estamos prescribiendo para mejorarlo”, dijo. “Está de un humor excepcionalmente bueno”.

Además, reveló que las funciones cardíacas, renales y hepáticas del Presidente son normales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue hospitalizado por “precaución” este viernes por la tarde, apenas 18 horas después de recibir el diagnostico positivo por la COVID-19 y de experimentar síntomas leves de la enfermedad. La de este viernes fue una jornada frenética en Washington, con rumores sobre la salud de Trump y rastreo de sus contactos recientes, como el demócrata Joe Biden, que anunció que se había sometido a una prueba con resultado negativo.

Por la tarde y casi por sorpresa, el mandatario fue trasladado en helicóptero al hospital militar Walter Reed, en Maryland, donde permanecerá ingresado por tiempo indefinido ejerciendo sus funciones desde las oficinas presidenciales del centro médico.

Minutos antes Trump había salido caminando delante de las cámaras de televisión al jardín de la Casa Blanca para tomar el helicóptero que le ha trasladado al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en la que ha sido su primera aparición pública tras confirmarse la pasada madrugada su positivo por coronavirus.PlayMensaje de Donald Trump antes de ir al hospital

Trump abandonó la mansión presidencial con una mascarilla, saludando a las cámaras y levantando el pulgar.

Anteriormente, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, había informado que el presidente, de 74 años, iba a ser trasladado por unos días al hospital, ubicado en Bethesda (Maryland), a las afueras de la capital estadounidense, por “precaución”. “El presidente Trump permanece con buen ánimo, tiene síntomas leves y ha estado trabajando durante todo el día. Por precaución y por recomendación de su médico y expertos, el presidente trabajará desde las oficinas presidenciales del (hospital) Walter Reed los próximos días”, dijo McEnany.

Durante el día, Trump recibió de su médico presidencial, Sean Conley, una dosis de ocho gramos del cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron conocido como REGN-COV2, sin embargo, ya en el Walter Reed inició terapia con el antiviral Remdesivir.

El Remdesivir es uno de los pocos fármacos que han probado ser útiles contra la COVID-19 y Estados Unidos acaparó en junio toda su producción, de la empresa estadounidense Gilead, en un movimiento que provocó críticas de otros países.

En desarrollo…