El Consejo de Estado admitió dos demandas de pérdida de investidura contra el expresidente Álvaro Uribe e Iván Duque, los dos del Centro Democrático, por ausentarse del Congreso al momento de votar.

El proceso en contra de Uribe fue puesto por el abogado Nixon Torres y hace menos de dos semanas Adriana Posso lo interpuso en contra del actual candidato presidencial. En caso de que las solicitudes prosperen provocarían la muerte política para Uribe y Duque, en otras palabras el expresidente tendría que dejar de ser senador, y Duque, si llegara a ganar las elecciones presidenciales no se podría posicionar. Según lo señalado por Torres, la querella tiene como base la ausencia de 12 o 14 sesiones seguidas.

Según se conoce, la bancada del Centro Democrático, en cabeza de Uribe, participaba en las diferentes discusiones, pero al momento de votar se ausentaban y para el alto tribunal el solo contestar a lista no asegura la asistencia.

Hasta el momento, un fallo del Consejo de Estado le declaró la muerte política a Luz Adriana Moreno Marmolejo, representante del Partido de la U, por haberse ausentado en al menos 20 sesiones.

Al respecto, Uribe dijo que para que no le demandaran, no tenía la obligación de votar el fast track que sirvió para la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, después del “robo del plebiscito”.

“Por objeción de conciencia no lo voté el fast track. He procurado tener el mayor cumplimiento en el Congreso de la República pero no podía ni puedo votar el acuerdo con Farc”, explicó.

Además, dijo que el abogado Nixon José Torres Carcamo –quien presentó a la demanda– ha sido contratista del Gobierno de Juan Manuel Santos.

“He procurado tener el mayor cumplimiento pero por razones de conciencia no puedo votar este tema”, insistió.

Revisando el documento presentado por el propio Uribe, Nixon Torres fue contratista de la alcaldía de Gustavo Petro Urrego y no del actual Gobierno Nacional.

En el caso del senador Álvaro Uribe Vélez lo habitual, durante el proceso del fast track, fue que acudía al llamado de lista y discutía la iniciativa. Al momento de votar cualquier proyecto, no sólo Uribe sino toda la bancada del Centro Democrático se retiraba de la sesión y regresaba luego de adelantado este proceso.