Las comisiones séptimas conjuntas le dieron luz verde a esta iniciativa, presentada por el Ministerio de Trabajo. Alternancia, derecho a desconexión y flexibilidad horaria, las bases

.Las comisiones séptimas conjuntas aprobaron este sábado, en primer debate, el proyecto de ley para regular el trabajo en casa.

La iniciativa, presentada por el Ministerio de Trabajo, busca darles reglas claras a las personas que laboran de manera remota. Por cuenta de la pandemia, millones de colombianos tuvieron que trasladarse a sus casas.

Estas es «una herramienta que salvaguarda las garantías laborares de los trabajadores y permite la innovación y el desarrollo frente a circunstancias excepcionales y temporales», aseguró Ángela Sánchez Leal, representante a la Cámara.

El senador ponente, Carlos Fernando Motoa, resaltó la aprobación en las comisiones séptimas de ambas corporaciones y aseguró que este es un proyecto que otorgará derecho a la desconexión laboral, un auxilio de conectividad y dará garantías que responden a la nueva realidad de trabajadores.

“Es un proyecto importante, Colombia regula un tema que es fundamental para mantener el empleo en el país, para conservar las relaciones laborales, para tratar de disminuir esa tasa de desempleo en el país, que tiene cifras alarmantes y dramáticas”, señaló Motoa tras la aprobación en primer debate.

El proyecto, que tiene mensaje de urgencia del Gobierno Nacional, propone que el trabajador continúe disfrutando de los mismos derechos y garantías que rigen su relación laboral, entre otras, las que regulan la jornada laboral, horas extras, trabajo nocturno, dominicales y festivos.

También busca que no se afecte la remuneración del trabajador, teniendo los mismos derechos a percibir los salarios y prestaciones sociales fijadas en el contrato laboral; además, que pueda puede abstenerse de ejecutar la prestación del servicio durante sus periodos de descanso, acorde a su jornada.

Otro punto importante es el pago de una auxilio de conectividad, que sería el remplazo del auxilio de transporte que devengan las personas que ganan hasta dos salarios mínimos legales mensuales vigentes, y que se tendría que cancelar al trabajador durante el tiempo que preste sus servicios desde la casa.

También plantea la necesidad de extender hasta por un término de tres meses prorrogables por un término igual por una única vez el tiempo máximo que un trabajador pueda estar haciendo sus labores desde la casa y, una vez vencido el término, se podrá hacer tránsito al teletrabajo.

Hay que aclarar que el trabajo en casa se habilita por circunstancias ocasionales, excepcionales o especiales que impiden que el trabajador pueda realizar sus funciones en su lugar habitual de trabajo, lo que diferencia del teletrabajo, que se acuerda mediante un contrato laboral y se ejecuta mediante la utilización de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones.