Después de 6 años y con una inversión del doble de lo presupuestado, comenzó a operar esta mega refinería en Cartagena. El presidente Santos, sus ministros de Hacienda Mauricio Cárdenas, de Minas Tomas González, y el Presidente de Ecopetrol Juan C. Echeverry la inauguraron, y desde ya se convierte en un hito en la historia del país.

La unidad de crudo, que es el corazón de este nuevo complejo de refinación, permitirá  procesar hasta 165.000 barriles por día en marzo, cuando esté en operación plena. Así mismo, hará posible pasar de la importación de combustibles a la exportación, lo cual dará un alivio a la alicaída balanza comercial, cuyo déficit bordea los 10.000 millones de dólares al cierre de agosto.

Echeverry reveló que el costo final del proyecto finalmente alcanzó los 8.015 millones de dólares, cifra que podría aproximarse a la inversión de la primera línea del metro de Bogotá, y que frente a un valor inicial de 3.700 millones de dólares cuando se concibió el proyecto, representa más del doble.

Pero el presidente de Reficar, Reyes Reinoso, aclaro que la idea inicial, que se basaba principalmente en la producción de combustibles, dejando de lado otros productos valiosos como las naftas o el coque (carbón), no era ni la mitad de lo que finalmente se construyó.

La refinería se terminará de pagar en 10 años, el plan de pago de la deuda para la construcción del complejo va hasta el año 2026, y cada año se deberán destinar unos 360 millones de dólares para cubrir la deuda. Hay que tener en cuenta que la deuda se ha incrementado por la apreciación del dólar.

No obstante, se calcula que las ventas anuales de la refinería serán del orden de los 7.200 millones de dólares (a razón de 20 millones diarios) y que la utilidad bruta será de unos 1.080 millones de dólares (3 millones diarios).

Así, según Juan Carlos Echeverry, esta operación le dejará libres a Ecopetrol entre 600 y 700 millones de dólares al año.

El Presidente Juan Manuel Santos destacó que la mitad de la inversión en la modernización de Reficar correspondió a la remuneración de trabajadores. Se contempló la capacitación de 34.000 empleados, sus sueldos y demás beneficios laborales. “Mejor dicho, se invirtió en la gente”, indicó.

El Ministerio de Hacienda calcula que la Refinería  “aportará 2,7 puntos porcentuales al crecimiento de la industria en el último trimestre del 2015, mientras en el 2016, cuando esté en operación plena, representará el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país y el 10 por ciento del PIB industrial”.

Y en materia ambiental también se tendrán avances. La nueva infraestructura producirá diésel de 10 partes por millón de azufre (antes era de 2.400 partes por millón), mientras que la gasolina tendrá menos de 50 partes por millón, lo que marca una gran diferencia ante su nivel anterior: 800 partes por millón.

Reficar es desde ya la refinería más moderna de latinoamérica.

refinerneria foto 2