De acuerdo con Miguel Ceballos, alto comisionado para la Pazel Gobierno estaría considerando la posibilidad de dar por terminado el proceso de paz con el ELN. Esto después de comprobarse la participación directa de este grupo con el atentado con carro bomba en la Escuela de Cadetes de General Santander.

Según el  los recientes hechos realizados por el grupo subversivo demostrarían que esta guerrilla no tiene voluntad de paz, que ofrezca una garantía para que los diálogos de paz lleguen a un feliz término.

“Se estableció unos mínimos que hoy permanecen. El presidente ha dicho con claridad que no habrá espacio de diálogo con el ELN hasta que no renuncie con el delito del secuestro, que todos los colombianos rechazan. No vamos a ceder y no vamos a negociar”, resaltó Ceballos.

Y añadió: “Cuando se secuestra a una persona, la legislación la considera como un desaparecido. El ELN tiene que entregar a todas estas personas inmediatamente. Eso no tiene perdón en el siglo de los derechos y las libertades. El Gobierno entiende que este grupo no tiene voluntad de paz. El presidente hará un anuncio sobre la decisión del gobierno ante las negociaciones”.

De igual forma, el alto comisionado manifestó que durante el gobierno de Iván Duque, el ELN ha secuestrado en total a nueve personas. De igual forma sería responsable de cinco atentados contra el oleoducto en Caño Limón Coveñas en lo corrido del año, así como 89 atentados durante 2018.

Así mismo, confirmó que se pidió a Luz Marina Monzón, de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaperecidas, que haga seguimiento de la situación de estas personas secuestradas.

De acuerdo con las investigaciones adelantadas por la Fiscalía General de la Nación, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) habría planeado el atentado en el centro militar.

Este hecho se dio después de que Ceballos diera un ultimátum al ELN de que diera señales de voluntad de paz para continuar con las negociaciones, ante la confirmación de que este grupo subversivo fue responsable del ataque y posterior secuestro de los tripulantes de un helicóptero en el Catatumbo.

Esto luego de identificar a José Aldemar Rojas, de 56 años, como el conductor del vehículo cargado de explosivos que detonó en el lugar. Este hombre sería parte del grupo armado desde hace 25 años, y sería conocido con el alias de el ‘Mocho Kiko’.

De acuerdo con el ministro de Defensa Guillermo Botero, Rojas fue cabecilla de diferentes frentes del ELN, desempeñándose en el Frente Domingo Laín desde el año 1994. En 2003, fue el encargado de enseñar a los integrantes del grupo armado el manejo de explosivos y fue en los años 2008 y 2010, al desempeñarse como explosivista que perdió su mano derecha.