Si fuera un país ocuparía la posición 88 en la lista del Banco Mundial que clasifica a 207 estados del mundo de acuerdo con su Producto Interno Bruto (PIB). Concretamente, se ubicaría entre la República Democrática del Congo (US$53.900 millones) y Túnez (US$46.800 millones).

Y es que Saudi Aramco, la empresa estatal petrolera de Arabia Saudita, acaba de romper su propio récord al obtener unas ganancias de US$48.400 millones durante el segundo trimestre de 2022. Esa cifra es superior al PIB de países como Bolivia, Paraguay, El Salvador, Honduras, Haití o Nicaragua.

Eso implica un aumento de 90% en comparación con el año anterior y representa el mayor beneficio obtenido por la principal compañía exportadora de energía del mundo desde que comenzó a cotizar en bolsa hace tres años.

Sus ganancias son superiores al PIB de más de la mitad de los países del mundo.

Guerra y demanda

Un elemento central en el aumento de los beneficios de Saudi Aramco ha sido la invasión de Rusia a Ucrania, que ha disparado los precios del gas y del petróleo en el mundo.