Por Fernando Alvarez

En contra de sus discursos de campaña Gustavo Petroescogerá a quien vigilará los recursos públicos en sus 4 años, solo que será a su manera y no como dijo la Constitución del 91

Si hay algo que quedó claro en las pasadas elecciones presidenciales fue que la gente votó para que se produzcan por lo menos dos cambios sustanciales, acabar con la corrupción política y que no sigan los mismos con las mismas. Pero a juzgar por las alianzas que requiere el nuevo gobierno para juntar mayorías legislativas con el fin de generar reformas o poder echar a andar las propuestas del presidente electo Gustavo Petro, todo indica que estos dos sueños populares no se podrán cumplir, por lo menos por ahora.

La propia elección de las directivas del Senado y la Cámara para la legislatura que comienza esta semana ha estado salpicada de pujas y rifirrafes debido a que el escogido por el nuevo presidente resultó ser ni más ni menos que el camaleónico Roy Barreras, quien para el grueso de los electores y para la mayoría de los petristas no representa justamente ni lo uno ni lo otro, ni que se quiera acabar con la corrupción ni que se pretenda hacer tolda aparte de los mismos con las mismas.

Pero en gracia de discusión, se podría alegar que el senador Gustavo Bolívar no entiende aún de la real politik y por eso se ha opuesto a Roy Barreras, quien sí que entiende que la política es dinámica, que hay que sumar votos parlamentarios sin mirar a quién y que para legislar se requiere la voluntad política del Ministerio de Hacienda, léase mermelada.

De todas formas se cumple la sentencia del defenestrado Sergio Fajardo de dime con quién te eliges y te diré con quién gobiernas y salvo para los radicales izquierdistas, nada de lo que ha pasado hasta ahora causa gran sorpresa. Lo que si deja dudas y despierta sospechas es que justamente Roy Barreras y Gustavo Bolívar sean los que le quieran meter mano a la elección del contralor, máxime si se tiene en cuenta que una de las críticas que le han hecho al presidente saliente Iván Duque y le han cantaleteado a muchos de los anteriores gobiernos es que los organismos de control no hayan quedado en cabeza de la oposición para garantizar contrapesos y velar por el equilibrio de poderes.

O sea que aunque les pese a unos y otros hoy no solo quedan con el poder legislativo, en buen romance poder de extorsión al ejecutivo, los mismos sino que seguirán reinando con las mismas.

Tan cierto que el Roypetrismo se movió por los estrados hasta lograr que por vía de tutelas dos tribunales ordenaran que se volviera a barajar porque la lista que se había conformado, un poco a las volandas porque el actual contralor Felipe Córdoba quería dejar instalado a su heredero, no cumplía con los requisitos legales. Córdoba había diseñado un plan para ganar parecido al de los carruseles de la contratación que lindan con la colusión, es decir meter varios aspirantes bajo un solo controlador. De hecho por lo menos 7 de los 10 de la lista inicial han sido subalternos o cercanos y las malas lenguas dicen que les ha hecho entrenamiento personalizado. Andrés Castro excontralor de Bogotá, Luis Carlos Pineda contralor delegado, Julio César Cárdenas exvicecontralor, Mónica Certain contralora delegada y María Fernanda Rangel directora de la Dirección de Información Análisis y Reacción Inmediata de la Contraloría. Los otros fueron descabezados por la orden judicial.

https://www.elcolombiano.com/colombia/politica/las-cinco-grandes-apuestas-de-gustavo-petro-en-el-congreso-OP17907933Pero Córdoba no contaba con la astucia de Roy para que en nueva repartija lograran cambiar algunas cartas. Y como en una especie de fast track escogieron rápidamente para dañarle el caminado al fiscal saliente, aunque la verdad son muchos los sectores que celebran que logró quedar por fuera del juego al principal peón de Córdoba, por no tener edad. Porque se dice que Luis Alberto Rodríguez no tiene edad para merecer pero si la estatura para ser la mejor réplica del rey Felipe, como llaman al jefe en el ente de control. Hasta el punto de que el Roypetrismo estuvo a punto de meterle un gol a Córdoba con Karol Dahiana González, la esposa de Luis Ernesto Gómez, quien se retiró del gobierno distrital de Claudia López para hacer campaña con el Pacto Histórico.

Ante tal audacia ella optó por renunciar. Así las cosas, la decisión final la tomará Gustavo Petro, quien no oculta sus ganas de hacer el guiño y el nuevo presidente se dará el gusto de escoger a quien vigilará los recursos nacionales durante los próximos cuatro años, solo que será a su manera y no como quería la Constitución del 91.

En estas nuevas trapisondas se deja completamente de lado la misión de la Contraloría General de la República, “Ejercer el control y vigilancia fiscal a los recursos públicos de forma oportuna, independiente y efectiva…”, cosa que a estas alturas de los pactos históricos en el Congreso realmente poco y nada importa. Históricos porque no se salen de su historial. Es la misma historia, que los de siempre van a decidir este 20 de julio

Parece que a nadie, con excepción de María Fernanda Cabal, le interesa que lo esencial para este cargo debiera ser la garantía de probidad y transparencia, como condición sine qua non para cumplir su misión, de oportunidad independencia y efectividad en la línea de cuidar los recursos de todos los ciudadanos, los que votaron por Petro y los que no, los que no ejercieron el voto y los que aún no pueden. Como se ven las cosas el Congreso que va de salida abonó el terreno alRoypetrismopara que pueda elegir un contralor a su medida, y ni bobos que fueran van a desaprovechar que hoy cuentan con un nuevo legislativo que lo favorecerá y veremos.

Ahora por obra y gracia de las audacias de Felipe Córdoba se abrió la tronera para que el Roypetrismo hiciera lo propio y con las audacias jurídicas como la de género para un cargo de elección quedaron con los crespos hechos los que querían cambios. Y lo que siempre se quería que fuera el nuevo Congreso el que hiciera el proceso con un derrotero realizado por el antiguo Congreso quedó ahora para que en cualquier momento se pueda abrir la lista y no tiene nada de raro que como Córdoba quería que fuera express, Roy quiera que se aplace la elección, que puede ser hasta la posesión del presidente. Así ganarían tiempo a ver si aparece otra leguleyada que pueda garantizar que el gobierno del cambio quede con contralor de bolsillo y ahí si quedará demostrado que hay que cambiar cosas para que no cambie nada.