En las últimas horas, el exministro de Salud, y ahora candidato presidencial Alejandro Gaviria publicó un trino en donde proponía eliminar el uso de tapabocas por lo menos en espacios abiertos ya que según él, es un costo innecesario para la gente y el medio ambiente. Sin embargo, los gremios médicos aseguran que es una propuesta irresponsable por lo que vive Colombia en el actual cuarto pico de contagios y de la cantidad de subregistro de casos positivos que existen en el país.

El presidente del Colegio Médico Colombiano, Hermán Bayona argumentó que en este momento no se puede tomar ese tipo de decisiones porque no es seguro que el COVID-19 esté controlado en el país. Actualmente existe un subregistro de contagios debido a las medidas que tomó el Gobierno de no realizar prueba PCR o Antígenos a todas las personas, por lo que puede aumentar el riesgo de contagios si se elimina el tapabocas.

En primer lugar, nosotros no hemos salido del cuarto pico de contagios, todavía tenemos cerca de 200 muertes diarias, un subregistro grande de contagios que no se han reportado, pero fundamentalmente no hemos terminado de cumplir las metas de vacunación (…). Tomar esa decisión con una información epidemiológica como la que tenemos, con un subregistro elevado, con un escaso número de pruebas realizadas es irresponsable”, mencionó el doctor Bayona.

A su vez, la vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana, Carolina Corcho, explicó que el país no ha alcanzado el objetivo de tener a la mayoría de la población completamente vacunada con sus dos dosis para evitar la propagación del virus.

“Colombia tiene un atraso en la vacunación que nosotros hemos señalado. La idea era tener a final del 2021, 35 millones de dosis completas aplicadas. Sin embargo, a la fecha de hoy vamos aproximadamente 33 millones de personas con su esquema completo, luego no tenemos la cobertura mínima total que deberíamos tener para tomar este tipo de decisiones”, dijo en BLU Radio la doctora Corcho.

El Gobierno ha mencionado en repetidas ocasiones que Colombia vive una cuarta ola de contagios asincrónicos. Es decir, mientras ciudades reportan una mejoría en unidades de cuidados intensivo y disminución de contagios, en otras ciudades se podrá evidenciar un aumento de casos en las próximas semanas.

Sin embargo, el comité de expertos del ministerio de Salud continúa revisando la constante información científica sobre posible eliminación de medidas y la prolongación de la emergencia sanitaria en el país.