El Jefe del estado puso tres condiciones a su homólogo venezolano:

La primera es la petición de abrir un corredor humanitario en la frontera para que más de dos mil niños  puedan volver a sus colegios en Colombia.

La segunda es que el gobierno de Venezuela permita la libre circulación de más de 18 camiones  con enseres de colombianos que no han podido salir  de ese país.

La tercera condición es que el presidente Maduro respete la ley y los protocolos de migración para que se realicen las deportaciones sin atropellos.

“Le digo al Presidente Maduro que estoy dispuesto a reunirme pero necesitamos que dé pasos hacia esa dirección: que se respeten los derechos de nuestros compatriotas”

«Si esas condiciones, que son condiciones mínimas humanitarias, se cumplen, yo me siento a arreglar este problema y yo le aseguro presidente Maduro que lo podemos arreglar».

“Podemos arreglar esos problemas en forma civilizada, como deben hacer dos jefes de Estado de naciones civilizadas, por la vía del diálogo, por la vía de la diplomacia, pero eso sí manteniendo la dignidad”, concluyó el Jefe del Estado colombiano.

 

El mandatario venezolano respondió a Santos:

“Con Amenazas le va mal Presidente Santos”

“»No quiero pelear con el presidente Santos, yo lo que quiero es garantizarle al pueblo venezolano su seguridad en el Táchira y en todo el país. Que se acabe el paramilitarismo en la frontera y en todo el país».

Maduro Declaro que los dos países deben mantener el equilibrio , la sensatez y la tranquilidad ,seguro que su Gobierno lo que quiere es una “nueva frontera”  y no enfrentamientos y confrontación.

Finalmente advirtió que no va a aceptar amenazas ni políticas ni diplomáticas.