Un hombre glpeó a Enmanuel Macrón s cuando este le dio la mano durante un paseo en el departamento de Drôme. Dos personas fueron detenidas.

Un individuo abofeteó al presidente francés, Emmanuel Macron, durante una visita a la localidad de Tain-l’Hermitage, en el departamento de Drôme, en el sureste del país, un gesto condenado por la clase política de un país cada vez más tenso a medida que se acerca la elección presidencial de 2022.

Macron dijo que la bofetada fue un incidente «aislado» perpetrado por «individuos ultraviolentos».

Según un video del incidente difundido en Twitter, Macron se acerca a un grupo de personas apostadas detrás de unas vallas y conversa con un hombre vestido con una camisa color caqui, que toma su antebrazo y parece abofetearlo.

el presidente había subido a su automóvil después de haber visitado una escuela secundaria y bajó porque las personas presentes lo llamaban. Se dirigió hacia ellos y en ese momento se produjo el incidente», precisó la prefectura de la Drôme.

No quedó claro de inmediato la identidad del agresor ni los motivos que le llevaron a pegar al presidente.

El presidente Macron habló despues del incidente

https://twitter.com/i/broadcasts/1BdGYYQYvEDGX

En el mismo video, poco antes del hecho, se escucha el grito de guerra monarquista «¡Montjoie Saint Denis!» y también «¡Abajo la macronía!».

Dos de los integrantes del dispositivo de seguridad de Macron cargaron contra el agresor, mientras que otro se llevó al presidente, que permaneció cerca de la multitud por un breve momento, señalando a alguien al otro lado de las barreras antes de que sus agentes de seguridad lo alejaran.

Dos hombres de 28 años, sin antecedentes penales, fueron detenidos, indicó el fiscal Alex Perrin, quien aseguró que por el momento se desconocen sus motivaciones.

El jefe de Estado se encontraba en la zona en la segunda etapa de una mini gira que está haciendo por Francia para «tomarle el pulso» al país, según sus propias palabras, en el mismo mes de las elecciones regionales, que se celebrarán el 20 y el 27 de junio, y a un año de las presidenciales.

Recomendamos

Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

No es la primera vez que uno de sus encuentros directos con la población acaba con incidentes.

En marzo de 2017, cuando todavía era candidato presidencial, recibió el impacto de un huevo en una visita al Salón de la Agricultura de París, y en junio en junio de 2016, como ministro de Economía del socialista François Hollande, un grupo de sindicalistas hizo lo propio en Montreuil, en las afueras de la capital.

Un ambiente tenso en Francia

La reacción de la clase política no tardó en mostrar hoy su condena por este altercado.

Entre ellos, el primer ministro, Jean Castex, que se pronunció en la Asamblea Nacional: «La democracia es debate, diálogo, confrontación, expresión de desacuerdos legítimos, pero no puede ser en ningún caso violencia, agresión verbal y mucho menos agresión física», dijo.

Los líderes de la oposición también condenaron la agresión. El candidato de izquierda radical a la presidencia, el diputado Jean-Luc Mélenchon escribió en Twitter: «¿Empiezan a entender esta vez que la violencia pasa al acto? Me solidarizo con el presidente», señaló el líder de La Francia Insumisa.