El gremio los ganaderos considera que ellos solos no deben cargar el peso de la reducción de precios del ganado.

La Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) insistió a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para que investigue la presunta especulación en los precios de la carne, que han subido más de 4% en los últimos días.

El gremio los ganaderos considera que ellos solos no deben cargar el peso de la reducción de precios del ganado, «porque mientras se disminuye su poder adquisitivo, su ingreso y su utilidad, el precio de la carne de res continua en tendencia ininterrumpidamente ascendente».

Consideran que este factor debe regirse en las leyes de la economía de la libre oferta y la demanda, pero que las variaciones no se transmiten como es debido a través de toda la cadena.

Manifiestan su alto grado de incertidumbre ante el comportamiento registrado en este renglón de la economía nacional y solicitan a las grandes superficies disminuir el precio de la carne de res.

Para Óscar Daza, líder gremial y frecuente interlocutor en la zona del Cesar, “el aumento del precio de la carne al consumidor final no está respondiendo a la oferta y la demanda del mercado”.

Al productor se le bajó el precio del ganado en un 18 % aproximadamente y esa reducción no se refleja en el precio final. “El diferencial se lo están ganando indebidamente algunos actores de la cadena cárnica que no responden a la baja del precio al ganadero”, replicó.

Criadores de ganado puro y comercial

Filippo Rapaioli, director ejecutivo de Asosimmental (Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Simmental – Simbrah y sus cruces), sostiene que “el mercado presenta un decremento de precios del ganado, se observa en todas las subastas del país”.

Su director ejecutivo opinó, asimismo, que existen varios factores que intervienen en la caracterización de los precios ganaderos; uno de ellos son las inundaciones que se registran en la Costa norte y en el centro del país, que ya llevan varios meses. “Sigue lloviendo y debido a esto, muchos ganaderos afectados han tenido que vender el ganado”.

Adicionalmente el dirigente, consideró que en este momento hay una oferta superior a la normal y a ella se atribuye la disminución del precio tanto del ganado gordo como del flaco. Otro punto importante y es que los precios en el segundo semestre suelen ser inferiores a los del primer semestre.

Por tal razón, los productores empiezan a descargar sus fincas empezando a ver la llegada del verano que normalmente en la costa Caribe se manifiesta a partir del mes de diciembre.

Insumos no ceden

Llamó la atención en el sentido que es importante observar y aclarar que los precios de los insumos no han bajado, no obstante los acontecimientos y vaivenes de la economía internacional e incluso nacional.

Aseguró que eso sucede con varios productos como las sales, la urea y, en otros; no pasa nada. En consecuencia, los ganaderos ven cómo el poder adquisitivo se les reduce de manera permanente.

El productor termina poniéndose en cintura, ve que se le reduce el ingreso y la utilidad y lo justo es que eso se tiene que transmitirse a toda la cadena. “En ese sentido la Superintendencia de Industria y Comercio debe investigar una posible especulación con los precios de la carne”, resaltó Rapaioli.