Lo vivimos durante los disturbios en el paro nacional y ahora de nuevo se presenta la situación, ante las agresiones por parte de vándalos, las fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional no pueden hacer nada.

A raíz de la cascada de denuncias que se han presentado por el abuso sexual del que están siendo victimas los niños en colegios y centros comerciales de de Bogotá, alumnos y padres se han manifestado frente a las instituciones para exigir prontas investigaciones al respecto.

Muchos de estos actos de protesta han derivado en disturbios que afectaron los inmuebles de los colegios y centros comerciales del sur de Bogotá y donde los miembros de la Policía deben permanecer sin actuar en su defensa, en estos hechos ya son 6 los uniformados heridos.Mandos de la Institución Policial han indicado que estas protestas han sido infiltradas por miembros de la «primera línea» que generan el vandalismo, en los videos tomados se puede apreciar la logística utilizada en las pasadas protestas como son personas que se dedican dejar registros en video identificándose como periodistas independientes, mientras que los policiales son atacados violentamente.

La utilización de menores de edad para cometer los actos violentos sumado al poco respaldo que la administración distrital brinda a la institución, dificulta la labor de control de la Policía en estos actos violentos.