Con la resolución expedida, los integrantes del grupo residual al mando de “Iván Mordisco” continuarán con los acercamientos previos a la instalación de la mesa de diálogos con el Gobierno

A través de la resolución 196 del 10 de julio de 2023, el presidente Gustavo Petro amplió la prórroga de la suspensión de órdenes de captura contra cinco integrantes del Estado Mayor Central de las Farc (EMC) para que continúen con la fase de acercamientos de cara a la instalación de la mesa de diálogos con el Gobierno nacional.

Esta nueva resolución, conocida por Infobae durante el martes 11 de julio, estará vigente durante 30 días hábiles, mismo periodo en que continuarán levantadas las órdenes de detención contra Luis Carlos Pinilla CortezRenzo Alirio Matínez, Robinson de Jesús González, Ramiro Pinzón Novoa y Walter Freddy Ruiz Montaño, integrantes del grupo residual al mando de Iván Mordisco.

La primera normativa, expedida por el Ejecutivo y ratificada por la Fiscalía General de la Nación en marzo, había vencido el 30 de junio de 2023, y hasta esa fecha no se tenía conocimiento de un nuevo documento que ampliara esa suspensión.

Sin embargo, estaba dirigida a otros 19 integrantes de esa disidencia que también hacen parte de los acercamientos contemplados en la política de Paz Total.

Por otra parte, el documento expedido por Presidencia de la República el 10 de julio también indica que, por mandato constitucional, el jefe de Estado tiene facultades para decidir cómo, cuándo y con quiénes realizar la fase de acercamientos.

También detalló que los sujetos cuyas órdenes de captura fueron levantadas ya fueron reconocidas por el EMC como emisarios para avanzar en las negociaciones de paz. “En ese orden de ideas, el Gobierno nacional, bajo los postulados constitucionales y legales de la buena fe y de la confianza legítima de que trata el artículo 83 de la Constitución Política de Colombia, les reconocerá como miembros representantes”, añadió la resolución.

Por otra parte, el documento expedido por Presidencia de la República el 10 de julio también indica que, por mandato constitucional, el jefe de Estado tiene facultades para decidir cómo, cuándo y con quiénes realizar la fase de acercamientos.