• Durante el tradicional saludo al cuerpo diplomático acreditado en Colombia, el Mandatario reiteró que fue claro en que el Eln tenía que liberar a todos los secuestrados y cesar las acciones criminales, para avanzar en algún tipo de negociación.

• Enfatizó que cumplirá siempre el mandato constitucional de defender la vida, honra y bienes de todos los colombianos.

Bogotá, 30 de enero de 2019.

Ante el cuerpo diplomático acreditado en Colombia, encabezado por el Nuncio Apostólico, el Presidente Iván Duque enfatizó que “nuestro Gobierno no obrará jamás buscando ceses al fuego bilaterales” y recalcó que su obligación constitucional es proteger la vida de todos los colombianos.

En efecto, ante los embajadores residentes, los embajadores concurrentes y representantes de organismos internacionales acreditados en el país y reunidos este miércoles en la Casa de Nariño, el Jefe del Estado recordó la claridad con la que obrado desde el comienzo de su administración frente a eventuales diálogos con el Eln.

“Yo también fui muy claro. Nuestro Gobierno no procederá jamás, y respeto a los que han obrado de otra manera, pero nuestro Gobierno no obrará jamás buscando ceses al fuego bilaterales, porque yo no voy a homologar a los que defienden la Constitución por un mandato legítimo, con los que la quieren fracturar y pisotear”, indicó.

Aceptó que en el pasado pudieron haberse presentado “condiciones que abrieron algo de interés y de colaboración para que los miembros de esa organización (Eln) hicieran un proceso de desmovilización, desarme y reinserción”.

Y afirmó que él no puede “ser hipócrita con la comunidad internacional aquí representada. Yo tengo que ser franco. Cuando llegamos a la Presidencia, con la mejor voluntad hicimos una revisión de lo que fueron 17 meses de conversación de esa organización con el gobierno anterior y lo único que encontramos fue crimen y desolación”.

Puso de presente que ese balance estaba representado “en más de 111 asesinatos, en más de 400 actos de terrorismo y en otro tanto de acciones de secuestro”.

Recordó que “por eso le dejé claro a esa organización que nuestro Gobierno no avanzaría en ningún tipo de conversación, si no se cumplían dos fundamentos: la liberación de todos los secuestrados y el fin de todos los actos criminales”.

Explicó que “no son solicitudes por terquedad, ni mucho menos una bravuconada”, y afirmó que se trata de “la defensa de la legalidad y es decir con claridad al mundo entero que la violencia no es el camino para acceder a ningún tipo de tratamiento por parte del Estado”.

“Todo lo contrario -subrayó el Jefe de Estado- nuestras exigencias son para que se concrete la única forma fehaciente de expresar voluntad de paz”.

Igualmente, el Presidente Duque enfatizó que defenderá siempre el mandato del artículo 2 de la Constitución Política, según el cual “el Estado no puede rehusarse, jamás, a proteger la vida, honra y bienes de todos los colombianos”.

Al final de esta parte de su intervención ante los diplomáticos, el Mandatario dijo: “No vamos a aceptar el terrorismo, el secuestro, el asesinato como una forma de ganar posiciones de negociación, porque estaríamos legitimando los crímenes en sí mismos”.