Septiembre 6 de 2015. La desaparición de uno de los cuerpos de agua más importante en la Costa Caribe como es la Ciénaga del Uvero es un campanazo de alerta que el medio ambiente le está haciendo al departamento del Atlántico, pero sus gobernantes se han vuelto sordos, ciegos y mudos ante esa tragedia ecológica.

De esa manera se expresó el candidato independiente a la Gobernación del Atlántico JUAN GARCÍA quien hizo un recorrido con numerosos campesinos por lo que antes era un ecosistema acuático donde abundaban peces como el bocachico y la arenca, hicoteas y tortugas de ríos, y era ante todo fuentes de ingresos para centenares de familias.

La Ciénaga del Uvero se encuentra ubicada al sur oriente de la cabecera municipal de Ponedera, al norte del corregimiento de Puerto Giraldo y al oriente del corregimiento de Santa Rita, en la margen izquierda del Río Magdalena.

“La falta de autoridad, la no implementación de estrategias ambientales y la actitud egoísta de personas que rellenaron la ciénaga paraluego cercarlas y así apropiarse del terreno, fueron factores determinantes para esta tragedia ambiental”, dijo JUAN GARCÍA. 

“Sentimos tristeza y dolor por la manera cómo se dejó morir esta ciénaga natural. No hay un metro cúbico de agua. Es doloroso no solo porque se ha golpeado el medio ambiente sino porque se acabó una fuente de ingresos de los campesinos de la zona”, enfatizó JUAN GARCÍA.

“En mi gobierno, esas situaciones no pasarán. Estaremos vigilantes de lo que le ocurra encada uno de los cuerpos de agua del departamento y los recuperaremos porque son fuentes de vida  y de ingresos para nuestros campesinos”, indicó JUAN GARCÍA.

Los campesinos le dijeron al aspirante independiente de la Gobernación del Atlántico que 50 años atrás, los pescadores introducían en la ciénaga una vara de cuatro metros para medir su profundidad y no tocaban fondo y que la extracción del agua por parte de terceros y la apropiación de terrenos de la ciénaga fueron las causas de la desaparición del cuerpo de agua. 

JUAN GARCÍA enfatizó que la desecación de los cuerpos de agua, con el objeto de ampliar la frontera agropecuaria; el creciente proceso de alinderamiento y utilización inadecuada de la zona y la pérdida acelerada de la diversidad biótica vegetal ha generado la consecuente ruptura de la trama trófica y finalmente la pérdida de la biodiversidad.

Por último, el candidato señaló que “el Director de la CRA, Albero Escolar, me dijo que hay un proyecto para recuperar esa ciénaga, pero veo muy difícil que eso se logre”.