La Sección de Apelación del Tribunal para la Paz, confirmó que el excongresista Musa Besaile Fayad fue aceptado en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por el delito de cohecho, relacionado con la entrega de dineros a funcionarios judiciales de la Corte Suprema de Justicia para evadir la acción de la justicia y asegurar la impunidad en el escándalo del “Cartel de la Toga”.

En relación con el “Cartel de la Hemofilia”, le fue negado el sometimiento por la misma Sección de Apelación por no tener relación con el conflicto armado, según los argumentos de los magistrados. Pues es relacionado a corrupción administrativa y contractual en la apropiación de los dineros destinados a la atención de enfermos de hemofilia no a lo que refiere el conflicto colombiano.

La decisión de la JEP fue que «se pudo constatar que la apropiación ilícita, entre otros, de los recursos de la salud fue planeada y ejecutada por el excongresista y el exgobernador Alejando José Lyons años antes del pago de la coima judicial a abogados y funcionarios de la Corte Suprema de Justicia para evitar la investigación y juzgamiento por sus vínculos con el paramilitarismo».

Además, “los hallazgos de la justicia ordinaria constituyen un mínimo a partir del cual el compareciente voluntario debe avanzar. El aspirante a comparecer debe, por regla, superar ese umbral si su objetivo es que la JEP prevalezca sobre la justicia ordinaria».