Las razones, motivos e ideales de las 129 trabajadoras que murieron quemadas en la fábrica de la “Cotton Textile Factory”, en Washington Square, Nueva York, que dio origen al “Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también llamado Día Internacional de la Mujer”, persisten y están vigentes.

El Ministro del Trabajo Lucho Garzón destacó las reivindicaciones que han logrado las mujeres colombianas en el campo laboral que hoy , por lo menos en el sector público, las tienen por encima de los hombres en participación y en el acceso a cargos de dirección, pero admitió que quedan retos muy importantes por superar como el desempleo, los bajos salarios y el tratamiento feudal que la mujer recibe en el campo.

Por ello,  Garzón, invitó a los colombianos a construir una agenda, que se una a la de la Cartera que orienta para mejorar el empleo y la dignidad para las mujeres. “Ayúdenos, ayúdenos a construir una agenda, lo ideal  es que sean ustedes, métanse a opinar en función de cómo hacemos para mejorar el empleo y la dignidad para las  mujeres”, anotó.

La convocatoria la realizó en su mensaje a las mujeres,  propósito de la conmemoración de los 105 años desde que los primeros movimientos de mujeres trabajadoras buscaron la reivindicación y el respeto de sus derechos.  Garzón dijo: “el 8 de marzo, es un día para reivindicar lo que las mujeres han logrado y no gracia a los hombres. En el mundo del trabajo, para nosotros es muy especial que se reconozca que las mujeres accedan y tengan mayor participación en el mundo laboral que los hombres, por lo menos en el Ministerio de las personas que laboran, el 60% son mujeres”.

Reconoció que las mujeres están jugando un liderazgo muy fuerte, “sobre todo lo que significa labores directivas finanzas, comunicaciones y en gerencia, lo que lleva que Colombia se destaque y sea el segundo país con mayor número de mujeres en cargos directivos con un 53.1%.  Tenemos unos avances, pero tenemos unos retos, por lo menos el tema del salario, sobre todo en el campo y en el comercio. Ese tema de igualar el salario de las mujeres con el de los hombres o mejorarlo es clave, pero al mismo tiempo tenemos que buscar el tema de empleo”.

Según cifras que recopiló el Ministerio del Trabajo, la ocupación femenina en el mercado laboral creció en los últimos 5 años en un 4,6%; al ubicar en el mercado laboral cerca de 1 millón 452 mil de ellas. En el 2010, por cada 100 hombres trabajando había 60 mujeres, mientras en 2015, se reportaron 72 mujeres ocupadas por cada 100 hombres.

Colombia es el segundo país con mayor número de mujeres en cargos directivos, después de Jamaica, con un 53,1% al liderar los sectores de recursos humanos, relaciones públicas, comunicación, finanzas y administración.

El índice de desempleo de mujeres en zonas rurales disminuyó en 6,5 puntos porcentuales entre 2010 a 2015, y la ocupación de mujeres cabeza de familia, aumentó en 2.5 puntos porcentuales, para el 2010, la  ocupación era de 58,3% y en 2015 subió a 60,8%.

Entre 2010 y 2015 aumentó en un 80% la participación de las mujeres en sectores convencionalmente masculinos como el de la construcción. Cabe resaltar que este sector aportó el 15% del crecimiento económico del país durante 2015.

Cerca de 8.800 mujeres se han beneficiado de los programas de formación y emprendimiento, como el de reparación de víctimas del conflicto armado en Colombia, representando el 58% del total de beneficiarios.

Durante el año 2015 del total de 6,5 millones de aprendices del SENA 4,8 millones fueron mujeres; período en el cual 4.123 mujeres se favorecieron del programa “Jóvenes talentos para el empleo”, representando el 73%  del total de beneficiaros.

Una disminución del desempleo juvenil, se presentó entre 2010 y 2015, al pasar de 26.3% a 20.5%; mientras que en el programa Colombia Mayor, del total de beneficiarios 827.959, son mujeres.

Retos y medidas a tomar

Para reducir la brecha de ocupación laboral entre hombre y mujeres que es del 9.1%, desde MinTrabajo se seguirá dando prioridad a los proyectos de formación pertinente para mujeres jóvenes, entre tanto que para reducir la informalidad laboral que es superior en mujeres que en hombres, se continuarán adelantando campañas de afiliación masiva para oficios netamente femeninos como es el caso del servicio doméstico y manicuristas.

Desde el programa Equipares, herramienta de transformación cultural y organizacional que busca impactar los esquemas internos de las empresas para eliminar las desigualdades, barreras y brechas de género que existen en materia laboral, se han sensibilizado a la fecha 77.000 trabajadores y trabajadoras, ejemplo de ello, Nutresa, que diseñó una agenda de actividades del hogar  para que se divida por igual para hombres y mujeres y Unilever, al ofrecer horarios flexibles a las mujeres y la opción de teletrabajar.

Y para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres que en el 2014 se ubicó en 20.8%, se trabaja en la reglamentación de la ley 1496, para regular, sancionar y promover la igualdad salarial de género, a través de un decreto, partiendo de condiciones específicas como: nivel de estudios, experiencia, antigüedad, formación, carga laboral y horas a trabajar.