​El ministro de Justicia, Yesid Reyes, anunció la elaboración de un proyecto de reforma a la Ley de Conciliación (Ley 640 de 2001), para que este mecanismo alternativo aumente su eficacia y se convierta en instrumento para la construcción de paz.

La reforma apuntará a: Consolidar las normas sobre la conciliación en derecho y equidad en un solo estatuto. Ajustar la relación oferta/demanda, para reorganizar los operadores de la conciliación y fortalecer los centros de conciliación. Llevar el servicio de conciliación a las poblaciones más vulnerables, y mejorar el acceso a la conciliación en equidad en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

También buscará eliminar trámites complejos para que la conciliación tenga un uso más rápido, expedito y eficaz por parte de los ciudadanos, especialmente en la conciliación administrativa, y fortalecerá la articulación entre la Rama Judicial y los conciliadores, para lograr, entre otros fines, que en los procesos judiciales puedan utilizarse mecanismos alternativos de solución de conflictos.

Dicha iniciativa coincide con los 25 años de la Ley 23 de 1991 que dio origen al Sistema Nacional de Conciliación.

En 2015, de acuerdo con cifras oficiales, fueron atendidos por medio de la conciliación cerca de 130 mil conflictos relacionados, principalmente, con asuntos civiles y de familia.