Aunque a John Rojas le dieron tres días de incapacidad, decidió no tomarlos en vista de que en el municipio solo hay tres médicos para 12 mil habitantes.

Atender un llamado de auxilio de una persona lesionada en un accidente le salió caro a John Fredy Rojas, un médico del Hospital San Pedro Claver de Mogotes, Santander, quien recibió una ‘paliza’ de un hombre en estado de embriaguez.

Ocurrió el domingo a las 7:00 de la noche cuando el galeno se encontraba de turno en el centro hospitalario y fue alertado sobre una persona que se había golpeado al lanzarse a un pozo.

Rojas, fiel a su vocación y ante la gravedad de la situación, se montó en una ambulancia y en compañía de otros dos trabajadores de la salud llegó al lugar.

“Allí me encuentro con una persona tendida en el suelo, sangrada y con aparentes fracturas en las piernas. La mujer que me avisó, una excandidata al Concejo, me dio los datos del paciente y me contó todo lo que había sucedido”, relató a esta redacción John Fredy.

Aquella víctima departía momentos antes con otros 10 hombres, todos sin la protección de seguridad sanitaria y, al parecer, en estado de embriaguez, violando así el aislamiento preventivo obligatorio ordenado por el Gobierno Nacional.

Tres de ese grupo de ‘borrachos’ se acercaron y empezaron a increpar a John Fredy.

“Uno de ellos, en evidente estado de alicoramiento y agitado, me dice que ayuden al paciente, pero que no llamemos a la Policía y golpea a la mujer que me informó lo ocurrido”.

“(…) Yo, al verlo en ese estado, le pido que se retire y que por favor respete porque estoy atendiendo a un paciente. Cuando me escucha empieza a decirme groserías, amenazarme de muerte y decirme que yo no sabía quién era él”, agregó el trabajador de la salud afectado.

El energúmeno fue retirado por los amigos y el médico siguió con la valoración de su paciente.

Parecía que así había quedado la cosa, pero el ebrio se devolvió y la siguió contra John.

“Me propinó un golpe que me tumbó las gafas, me logro parar y ahí continuó pegando. Diciendo que cuál era el cuento con las mujeres y un poco de cosas que no entendía porque esta era la primera vez que yo lo veía”, concluyó el agredido.

Ya magullado, a Rojas no le quedó de otra que abandonar rápidamente el lugar.

Sin embargo, ya puso en conocimiento de la Fiscalía y Policía las agresiones de las que fue víctima.

“Ante el llamado del personal médico se acudió de forma inmediata.

“Ya se tiene identificadas a las personas que cometieron la agresión y serán investigados por los delitos de violencia contra servidor publico y violación de medidas sanitaria”, señaló el mayor Carlos Torres, comandante del Distrito de Policía de San Gil.