El destacado Hombre público LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO, antioqueño, de Sonsón, cumple una injusta y prolongada detención preventiva en las instalaciones de la Escuela de Caballería de Bogotá. Con sobrecogedora dignidad, con serena altivez y ejemplarizante prudencia sobrelleva la humillante y excesiva medida judicial.

LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO, ex Ministro, ex Embajador, ex Presidente del Senado y del Congreso de la República; ciudadano de reconocidos pergaminos democráticos, ostenta títulos de persona de bien, de gobernante progresista, de servidor público y privado respetable y eficiente, con un caudal creciente de electores. Falta que los colombianos lo elijan Presidente de la República de Colombia.

EN POLITICA, GANAR PUEDE SER UN PELIGRO, O UN RIESGO.

De poco tiempo acá, se pueden considerar atípicos algunos de los resultados electorales de mayorías en poblaciones, en regiones, en partidos, en movimientos. Neopolitólogos se han tomado los espacios de opinión y los escenarios de la actuación, el poder electoral.

Con avidez depradadora construyen un discurso altisonante, punitivo, excluyente, apoyándose en presunciones temerarias, arbitrarias, aritméticas, unilaterales, o masivas, escudan sus aseveraciones en que los triunfos exitosos obedecen a que han contado con respaldo viciado, a conductas dolosas, a influjos criminales de personas o grupos, de organizaciones ilegales, narcotraficantes, paramilitares, de fuerzas fuera de la institucionalidad.

Consecuencias multifacéticas de los nuevos sabonarolas electorales: Denuncias, investigaciones, procesos, cárcel, pérdidas de investidura, condena penal, detención preventiva, pruebas arbitrarias, juicio irregulares, con precario respaldo probatorio, aberrante manejo del testimonio., condenas arbitrarias, muerte civil a sobresalientes carreras políticas.

Los monumentos para recordar a Yo Acuso de Emilio Zola, a Sacco y Vanzetti, al calvario de la verdad, con los métodos arrolladores de la certeza, instauradores de ignominia, de la tiranía; nulidad de elecciones y de credenciales por presuntas irregularidades en los exitosos resultados.

Se presume que estuvieron precedidas y dirigidas por Jefes y una organización de paramilitares, con amenazas, con fraude, con compra de votos, con procedimientos precedidos de intenciones dolosas, o acompañados por culpas graves, de propósitos criminales, con ánimo de causar daños a terceros.

PRESUNCIONES AMARRADAS A TESTIMONIOS FALSOS

El proceso, lento y angustiante, contiene piezas probatorias que sirven para recuperar la verdad y garantizar la certeza probatoria aunque legalmente es un proceso que merece el fallo de la libertad definitiva del inocente y el archívese.

Por qué una presunción cacareada en los Medios, que inculpa a un jefe político que acredita tradición de liderazgo, con una fortalecida organización de adherentes que comprendían que el compromiso con el Jefe regional era no sólo llevarlo al Senado de la República, después de su aclamado paso por la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, reforzada la aspiración con el notorio beneplácito del Presidente Uribe Vélez, sus amigos lo promocionaban como el futuro e inmediato Candidato a la Presidencia de la República.

SUPUESTOS DE LA INJUSTA SITUACION DE RAMOS BOTERO

Los resultados electorales aparecen como una amenaza, situación de manifiesta incomodidad en la lucha por el poder político, por la conquista de poder público. He allí la clave del alud persecutorio a un valiente luchador, triunfador en su tierra. Esa bandera electoral agitada con habilidad y en oportunidad por los comunicadores y palabreros contribuyó automáticamente a multiplicar de manera desbordada su caudal electoral, acogió su nombre, identificándolo con la nueva esperanza de Antioquia, un hombre de los antioqueños, figura sin competidor de relevancia política, con condiciones de gobernante integral próximo a Alvaro Uribe Vélez.

PREOCUPANTE CARGA PROBATORIA. CARCEL GARANTIZADA

Un fenómeno popular fue el exitoso resultado electoral del Movimiento ALAS Equipo Colombia, de su Jefe, pero, se marcó con una presunción perversa.

Se tomó por los neo politólogos como una respuesta auspiciada por acciones criminales, factores dolosos, violaciones de derechos. Una espontánea manifestación de sufragantes en una zona como el Valle del Aburrá (Area Metropolitana de Medellín), o en la Zona agroindustrial del Urabá antioqueño, en las pobladas municipalidades conservadoras y liberales de las Montañas antioqueñas.

Se desata una intensa campaña persecutoria, una cacería de brujas contra la figura enhiesta de LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO y algunos amigos. El triunfo amplio, con cobertura regional y nacional, se torna en resultado sombrío, fundamentado en testimonios falaces, facilitando el montaje de presunciones.

SE GARANTIZA LA DETENCION PREVENTIVA. TESTIGOS INIDONEOS.

Parece desobligante traer esta referencia. Quisiera no referirme a una monstruosidad judicial que se está convirtiendo en práctica procesal selectiva, potestativa, unilateral, arbitraria de la autoridad judicial que dirige el proceso, consistente en considerar como un peligro social y judicial al sujeto encartado, sin importar los óptimos antecedentes de la conducta del sujeto a quien se le priva preventivamente de la libertad.

Nuestro sistema penal ha tomado atajos tortuosos, que en concepto de doctrinantes calificados envilecen el rigor probatorio, menguan la certeza probatoria, esencia del proceso penal.  El TESTIMONIO se ha llevado a puntos azarosos ya que cualquier bandido, o un consagrado criminal puede deponer sus infamias, su mendacidad, su capacidad de arruinar personas, familias, o grupos, a cambio de sus injustos e inmerecidos beneficios en rebajas de penas. Ha devenido el derecho penal en un tremendismo probatorio que atenta contra derechos esenciales.

En Colombia, no preocupó que osadías aberrantes como aceptar que los Testimonios viciados se posicionaran en procesos, invadiendo mentalidades de juzgadores rectos y que pudieran alcanzar un lugar preponderante en los exigentes cuadros de la majestad de la justicia.

Es lo que viene soportando LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO hombre inocente de imputaciones cargadas de veneno, de insidias prefabricadas, con alcances políticos calculados.

VALOR DEL ELEMENTO SUBJETIVO EN LA CONDUCTA DEL PROCESADO

Estimo pertinente repetir que el elemento SUBJETIVO, en una calificación de la Conducta de un encartado se debe tipificar plenamente, exige estar acompañado por la plena prueba del dolo, o del propósito gravemente culposo, o del ánimo de causar el daño.

Para que la imputación sea punible debe primar y aparecer claro, evidente, probada integralmente la existencia del elemento SUBJETIVO en la autoría, es decir, que la conducta punible que se imputa sea resultado de unas acciones, actos, acciones, cooperación, coautoría, complicidad necesaria y acompañamiento de conducta dolosa, de intención gravemente culposa, probados plenamente.

Si se exige en materia civil y administrativa, en Acciones de Repetición, con mucha mayor razón cómo no exigirse y demostrarse en el Derecho Penal.

SACRIFICIO DESPROPORCIONADO

No adelanto este comentario para un aterrizaje político, ni con la pretensión de ensayo jurídico-político.

Se trata de participar, con la venia de la víctima, evitando ataques y maltrato a los funcionarios judiciales. Que se adelante una sana crítica por analistas, jueces y magistrados que actúan en esos procesos, que se interesen en este caso, con el fin de afinar y reconstruir unos Valores que se esfuman en la doctrina penal, en las providencias judiciales.

Es una invitación a reflexionar acerca de actuaciones de servidores de la justicia que han resuelto prohijar, fortalecer la más espantable cáfila de integrantes de los carteles de testigos falsos, mentirosos, de extorsionistas, criminales.

INTENCIONES Y BUSQUEDA

Rindo culto a la dignidad humana de jueces, fiscales y magistrados. Quiero compartir con millones de colombianos mi admiración por LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO formado en el seno de su distinguida familia, en su querida patria chica, en Medellín, en Antioquia, en la Universidad, en el trabajo de servidor público y en la empresa privada.

Los invito a formar una espontánea Cadena de Oración para que el Dios Todopoderoso ayude a que la probidad sustituya el encono del prejuicio y que se fortalezcan los ánimos para que con objetividad y rectitud sus Juzgadores logren administrar la justicia objetiva, imparcial y respetable.

Mi visión es de total respeto por la sublime y difícil misión de los Magistrados de las Cortes y de los Tribunales, de los jueces, fiscales y auxiliares.

SISTEMA PROBATORIO IMPUDICO

Un sistema judicial impúdico, desequilibrado, perverso ha congelado el brillante recorrido de hombre público de LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO.

Respecto a las pruebas judiciales en el proceso que nos ocupa, hay que ubicarse frente a las circunstancias de tiempo, modo y lugar y actuar con objetividad el conocimiento, técnicas, inteligencia y cordura.

Que se reivindique la verdad, que se actúe con rigor y la máxima respetabilidad para que se destruya la percepción de que se ha impuesto la persecución política contra el distinguido dirigente político y menos de la Sala Penal de la Corte Suprema, o de la Fiscalía.

VALORACION PROBATORIA

La validez procesal, el valor probatorio, la aplicabilidad judicial, la pertinencia de los TESTIMONIOS, o de las CONFESIONES, de condenados, de encausados, de personas de pésimos antecedentes, reconocidos y confesos autores de crimenes, delincuentes reconocidos, desvergonzados, o de profesionales de los Carteles de los falsos testimonios han escalado los más altos estrados judiciales y están afectando gravemente a Tirios y Troyanos.

PRUEBA TESTIMONIAL

El material probatorio que afecta a LUIS ALFREDO RAMOS entraña una onerosa realidad procesal para los jueces, o magistrados que les corresponde el conocimiento del caso.

Nuestro sistema probatorio, en algunos aspectos esenciales como en la PRUEBA TESTIMONIAL, últimamente, en casos específicos, es absolutamente despreciable, contrario a derecho; asunto bochornoso, permisivo, camino delincuencial, amparo de criminales.

Con inmenso respeto, sostengo que me preocupan las providencias, actuaciones, o fallos de servidores de la justicia, sean jueces, fiscales o magistrados que tienen que decidir sobre materias y situaciones fundamentales de personas inocentes que son abierta, soterrada, o perversamente atropelladas, envilecidas por un profesional del delito, campeón de la mentira, de la falsedad, de la extorsión, de la infamia, del daño ajeno, servidor material de autor intelectual, o como autor interesado sin limitantes en su oprobiosa actuación.

UNA PLEGARIA POR LOS JUZGADORES

Para análisis de los competentes va una plegaria a nuestro Dios para que les ilumine en sus actos con su sabiduría y buen juicio, para que les aleje de todo espíritu de prejuzgamiento contra el inocente, para que les fortalezca sus ánimos ante las dudas probatorias.

Que les llegue la humildad para rechazar de plano las calificaciones y aseveraciones, o dudas, sembradas por infractores de la ley, antisociales, a quienes no se les debe escriturar la presunción de verdad, sin los méritos de credibilidad, de certeza, de ponderación.

Por qué algo cavernario se impone y se tiene que aceptar una monstruosidad procesal que se ha tornado imperativa, o corriente en Colombia. Por qué no rectificar una doctrina atroz contra la inocencia y negar la validez de los Testimonios a delincuentes visibles, a reconocidos sujetos condenados, o individuos descalificados por los mismos jueces.

La conducta honesta, disciplinada, pública y privada, actual y antecedente de un procesado debe ser valorada y calificada rigurosamente para que influya en las providencias de fondo, en particular, en las que se refieren a la libertad del sujeto procesado.

Me asiste la plena convicción de que LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO, en una larga e injusta detención preventiva, encontrará un juicio recto, un fallo en derecho, con la autonomía plena y voluntad desprevenida de juzgadores que honrará el derecho.

DAÑOS DEL CARTEL DE LOS TESTIGOS

Me resisto a aceptar que nuestros Magistrados tengan que inclinarse ante una serie de testimonios mentirosos, incoherentes, incompletos, inciertos, contrarios a la verdad, interesados, falsos, dados por estafador, por presidiario condenado a pena mayor a 20 años, de narcotraficante, de paramilitares, de actores de fraude procesal, de culpable de Extorsión agravada, de sujetos que la misma Fiscalía denomina “Cartel de Los Testigos”.

Colombia es país sorprendente con sus macondianas y severas realidades, un epicentro de contradicciones sociales, políticas, culturales; un escenario de rigores, o de desbordamientos institucionales, un preocupante centro gravitacional de contradicciones, infernal maremagnum de injusticias, santuario de abusos de poder y de irresponsabilidades a porrillo.

Es imperativo el respeto recíproco, que sea merecido por los actores del delicado y trascendental asunto procesal. Deseo paz espiritual, bienestar a los funcionarios que juzgan a nuestro admirado amigo LUIS ALFREDO RAMOS BOTERO, valiosa reserva de la República y de la política civilizada del país.

Por Carlos Ortiz Fernández   –   Bogotá, D.C. – Calatrava –   12 -9 -2015