Un excombatiente, ya sea de los buenos, de los malos o de los hipócritas, no dice la verdad, sobre los excesos que cometió en combate, tratando de eliminar al enemigo.

Un excombatiente reinsertado, si cuenta la verdad. La diferencia está en un proceso que puede durar, poco o mucho tiempo, dependiendo de la calidad de la asesoría científica tanto psicológica como médica, espiritual y moral, etc. etc. la cual tiene importantes costos económicos y de tiempo, en un proceso de negociación política para salir de un conflicto armado.

Pero en Colombia no habrá paz sin verdad.

¿A cuál verdad me refiero? Primero: ¿este es un conflicto interno o internacional? ¿Qué tanto la comunidad internacional, han aportado recursos económicos o han asesorado a los buenos, malos o hipócritas con teorías, con recursos económicos , con armas, con municiones, con entrenamiento etc. etc. a los actores del conflicto armado de Colombia?

Y está primera distinción es muy importante porque la comunidad internacional se necesita en la solución del conflicto sobre todo para la construcción de la verdad histórica del conflicto, en los procesos de infracción del derecho Internacional Humanitario y en juzgamiento objetivo de los posibles delitos cometidos por los miembros de las FF.MM de Colombia. ¡Otra justicia seria vengativa!.

Se habla mucho de la verdad. Pero no se ha definido que verdad es y cómo construirla. Para salir de un conflicto armado internacional, donde ha existido tantas violaciones de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario, hay que construir varias verdades

Primero: la verdad de las víctimas. Esta es muy difícil de construir. Primero porque la justicia ordinaria solo construye un verdad judicial. Quien fue la víctima y quien fue el victimario. No dice si hubo móviles políticos, económicos, raciales o religiosos que se esconden detrás del homicidio. No habla si la victima tenia intereses o era miembro activo de tal o cual organización política o militar etc. etc. Por eso se piensa que la justicia Transicional puede cumplir con este cometido, de construir la verdad de los móviles que estuvieron detrás de la victimización de un ciudadano.

Por qué se le negaron sus derechos y se le violo el derecho a la vida. Si la justicia ordinaria ya intervino es mucho más difícil ya que se trata de cosa juzgada, y la participación de la verdad social es muy difícil hacerla intervenir en la construcción de esta verdad.

En los casos donde la víctima no ha sido identificada por la justicia penal ordinaria y las victimas en “segundo grado” (familiares sobre todo) quieren saber por qué se victimizo su familiar, la Justicia Transicional busca construir está verdad a partir de la declaración de los victimarios contando la verdad. Este trabajo es también muy difícil. Por ese motivo inicie estas reflexiones hablando que un delincuente, no contaba la verdad.

Dentro de las organizaciones piramidales o jerárquicas como la militar, se construyen unas “lealtades” delictivas que son muy difíciles de neutralizar. Soló después de un proceso científico se logran. Y este es el principal papel que juegan las zonas de concentración, poder brindar está asesoría a los excombatientes.

La verdad, para construirla en algunos países de Sudáfrica, que acudieron a la Justicia Transicional, la lograron teniendo a los excombatientes concentrados por grados. Los soldados o combatientes rasos (guerrilleros)  , los mandos medios y los altos mandos que tenían responsabilidades políticas y militares, de alta dirección en la conducción de las hostilidades.

Propongo que la Justicia Transicional tenga una sala para los casos de graves  violación del Derecho Penal Internacional, donde puedan tener asiento jueces(nacionales e internacionales) y fiscales(con experiencia en tipificar un delito de guerra) que conozcan de la normatividad jurídica de los principales instrumentos internacionales del derecho internacional humanitario, tanto consuetudinaria como del derecho convencional.

O sea, que conozcan  toda la normatividad de la Justicia Penal Internacional(Tanto de la Haya, como de Ginebra y de la CIJ). Esta sala debe tener dos secciones una para los miembros de las FF.MM y otra para la insurgencia. En lo que respecta a los miembros de las FF.MM en el libro: Tratado de Derecho Penal Internacional, de Gerhard Werle, Pág. 425.” Establece que :”Quien toma parte de modo licito en operaciones militares no puede ser en principio penado, ni en virtud del derecho internacional ni en aplicación del derecho interno”. Por eso se crean los tribunales ad hoc.

Si somos juzgados por una corte constituida por fiscales y jueces colombianos (corruptos de izquierda) que no saben del Derecho Internacional Humanitarios, seremos los únicos violadores en este conflicto armado.

Esto forma parte de la Ley que se tiene que expedir sobre Justicia Transicional y que debe ser expedida por el Congreso de la Republica, donde no saben que hacer y están tratando de complacer a las FARC.

Hay que sancionar a los responsables de las graves violaciones del Derecho Internacional de Justicia. Solo con el castigo de los responsables puede asegurarse la vigencia del derecho internacional.

Otra sala debe encargarse de la jurisdicción  tenga jurisdicción de los Derechos Humanos. En especial para las víctimas civiles que no tomaban parte en el conflicto.

Otra con todo lo que tenga que ver con delitos con la propiedad de la tierra(Desplazamiento forzado y despojo de tierras, etc. etc.). Y por último otra sala que tenga que ver con todo lo que corresponda al narcotráfico. Un tribunal internacional constituido de esta forma, puede que se involucre en aspectos de soberanía interna, pero nos brinda de futuras demandas por  sancionar a los responsables de graves violación al Derecho Internacional Humanitario y nos permitiría aproximarnos a la verdad.

Quiero llamar la atención que en el proyecto de ley que se tramita en el Congreso de la Republica (el acordado con las FARC) se plantea que el proceso debe iniciarse con la narración de los victimarios, no con la necesidad de verdad de las víctimas.

Por otra parte tiene que haber selección de casos y además territorialidades. No se pueden juzgar todos los casos. Al país tenemos que dividirlo en 5 o 6 jurisdicciones para adelantar este proceso.

 

En la narración de la verdad del victimario en algunos países de Sudáfrica, intervenía la inteligencia militar y de la policía, constatando la verdad narrada. No podemos permitir que se vuelva a montar un proceso como el del Gobierno del ex presidente Uribe, que por falta de verificación por parte del Estado, pudieron desmovilizar un falso batallón paramilitar

Tiene que haber constatación de la verdad contada, así sea producto de un arrepentimiento o de querer reinsertarse a la vida civil.

 

¿Por qué es tan importante esta verdad? Primero porque el Estado Colombiano tiene que demostrar está capacidad y con está verdad construir la verdad historia. Es importante tanto para la comunidad internacional como para con sus connacionales; de esta capacidad  depende la institucionalidad. Está es su principal función en la construcción de la paz.

Segundo, por que cuando se entra en el proceso de reconciliación y tienen que encontrarse víctimas y victimarios, no va habrá reconciliación si las victimas saben que sus victimarios han mentido. Tercero, porque para los victimarios el verdadero proceso de socialización comienza cuando su conciencia sabe que no debe nada, que ha contado la verdad a la víctima,  y a la sociedad. Y por último, porque el perdón tiene que ser público, ante la comunidad afectada, ante los víctimas y estás saben la verdad de los hechos por los cuales se le violaron los derechos a sus víctimas.

¿Pero bueno, estaremos los Colombianos dispuestos a construir la Paz de Colombia a través de la verdad? Dudo mucho.

Miremos el caso del palacio de justicia. En el libro: “Pablo Escobar” Mi Padre. De Juan Pablo Escobar, de la editorial Planeta, nos cuenta como el Ex presidente Betancur recibió dineros del narcotráfico:..”Pero más que una injusticia, mi padre considero un acto de traición que el presidente Betancur hubiera empezado a aplicar el tratado con EE.UU.

Aunque en la campaña electoral no se comprometió a eliminar la extradición, mi padre consideró que el mandatario no podía olvidar que ellos le ayudaron”. (Pag.261).Más adelante, en la pag.264, nos cuenta como Iván Marino Ospina le contó a su padre que Álvaro Fayad había propuesto en el seno del M-19 la toma pacifica de un edificio público para juzgar al presidente Betancur por incumplir los acuerdos suscritos con ellos (llego a la presidencia con plata del narcotráfico y de la guerrilla). Y más adelante, en la pág. 266, narra cómo Héctor Roldan, contó a unos importantes generales del ejército el plan que existía para la toma del palacio.

Y el Estado colombiano ha gastado cantidades de recursos económicos construyendo unas falsedades inmorales en este caso. Han tratado de inculpar a quien no tiene responsabilidad ni política ni militar. ¿Será que antes de morir el ex presidente Belisario Betancur cuenta la verdad? Ha habido comisiones de la verdad y nada.

O sea que un zona de concentración territorial donde tengamos a los ex presidentes, a los militares retirados, a los ex combatientes del M-19, a los narcotraficantes de la época, que tuvieron que ver con el palacio de Justicia, recibiendo asesoría de lo importante que es para la nación la verdad de lo que paso, ese noviembre del 84, es lo primero que necesitamos.

¿Quién me puede sacar de la duda si las FARC aportaron (o no) dinero para la reelección del presidente Santos?  Algo dijo el ex presidente Uribe. De ser cierto, esto no es una negociación política.

Todo el marco teórico de la filosofía política y de la filosofía jurídica, como de la teoría y experiencia de Resolución de Conflictos Armados, sirve para nada. A demás toda la corriente gastada controvirtiendo si quiero o no la paz para Colombia, es pura basura. ¿No te arrepientes de haberme tildado de guerrerista? Para el próximo 20 de julio la marcha debe ser por la verdad. Sin verdad no habrá paz en Colombia.

Los negociadores no necesitan de marcos teóricos, necesitamos negociadores con carácter, con amor por Colombia, personas integras que entiendan importancia histórica de sacar a Colombia de este atraso moral, lo mejor que puede pasar es que sea otro gobierno el que continúe con este proceso y ojala las FARC, que dicen ser patrióticas no resulten siendo unos bultos de mierda con ojos.

 

 

 

Capitán de Fragata(RA).

ANGEL GABRIEL CONDE ROMERO

  1. No. 73.072.806 de Cartagena (Bol.).