El cierre de la frontera y las declaraciones del Presidente Maduro, incrementalmente incendiarias y que han llevado que se le compare en medios internacionales con Donald Trump, han generado la indignación de los colombianos, la atención regional e internacional sobre la situación de ambos países y distintas posturas de los ex presidentes de nuestro país. Sin embargo, hay un consenso sobre los motivos de las acciones del Gobierno venezolano: utilizar la situación fronteriza para distraer la atención sobre los problemas internos.

Frente a esto, el ex Presidente Gaviria planteó que no existe ni xenofobia ni anticolombianismo en Venezuela, y que en realidad es todo lo contrario, existe un sentimiento de hermandad. Así mismo, rechazó las acusaciones del Presidente Maduro, exaltando que si bien hubo una época en la cual los colombianos emigraban a Venezuela para mejorar su calidad de vida, eso es ahora historia. Planteó como ridícula la afirmación de colombianos yendo a Venezuela a buscar comida y educación con la actual falta de alimentos y la inseguridad en dicho país. “Los colombianos hace mucho tiempo no se van… ahora nuestras ciudades están llenas de venezolanos”, afirmó.

También puso en duda las acusaciones sobre el paramilitarismo en la frontera, expresando que la situación responde a mafias de contrabando, de las cuales “probablemente son cómplices los funcionarios del mismo Gobierno venezolano”. Esta teoría es compartida también por el Presidente Pastrana, y ahondada por el uribismo, los cuales plantean que el asesinato de los tres militares en Venezuela responden a enfrentamientos entre las mafias de drogas – lideradas o apoyadas por militares- en el país vecino.

El Presidente Gaviria hizo un enfático llamado a unión en el país, de todos los frentes y los ex presidentes, en contra de las acciones del Gobierno Maduro, afirmando que las noticias hacia afuera en estos momentos no deben ser de disenso entre los colombianos. Así, bajo esta noción de unidad, rechazó vehementemente las declaraciones de Maduro en contra del ex Presidente Uribe.

Apoyó el enfoque del Gobierno en métodos diplomáticos para solucionar la crisis actual pero añadió que existen vías de derecho internacional a las que se pueden acudir. “Cuando se dice que se acabaron los caminos de la diplomacia… empiezan los de la guerra”, expresó. Recuerda que durante la crisis con Venezuela en el Gobierno Uribe, las pérdidas de ¾ de las exportaciones fueron significativas. Sin embargo, bajo la situación actual, cada día de cierre de la frontera como resultado de las acciones del presidente Maduro implican una pérdida de $2,5 millones USD, entonces vale la pena cuestionar si una medida más agresiva sería negativa, teniendo en cuenta que las medidas de Maduro parece perdurarán.

La mayor indignación del ex presidente Gaviria fue frente a la actuación del secretario de Unasur, quien “sin preguntar…corrió a darle la razón a Maduro. Que venga a la frontera a ver si esos niños y humildes colombianos son paramilitares”. Cuestionó qué hacemos en Unasur y manifestó que ojalá los países miembros “nos digan que no están de acuerdo”.