Por: MARIO RAMIREZ ARBELAEZ.

 

Definitivamente si en Colombia llueve y truena y utilizan todos los recursos buenos y malos sobre el tema de la paz, en el resto del mundo no escampa.

Aquí la guerra es de palabras, en el resto del planeta es una guerra cibernética y de maniobras bajas y poco convencionales.

Los Estados Unidos interesados en sabotear el mundial de futbol de Rusia 2018, han recurrido a través de sus agencias de desprestigiar a los rusos y fue por eso que les impidieron asistir a los juegos olímpicos de Brasil, con la anuencia y silencio del resto de países.

El tema, fue que encontraron que unos de sus deportistas habían usado doping, y por eso sancionaron a todos, con la teoría de que por uno pagan todos.

Y ahora en una acción infame, los impiden también asistir a los discapacitados a los juegos paralímpicos.

En todo esto, como en las investigaciones de la FIFA , hay muchos intereses ocultos, soterrados

y es una demostración de que la política sucia se tomó también al deporte mundial.

Porque país que no se haya visto involucrado en un caso de doping de alguno de sus deportistas que tire la primera piedra, y jamás se había visto que por eso caso se haya excluido a toda una delegación de una competencia.

El organismo internacional de arbitraje validó la decisión del Comité Paralímpico Internacional (CPI) de excluir de los Juegos de Río a todo el movimiento paralímpico por su «aparente incapacidad para cumplir con el Código Antidopaje del CPI y el Código Mundial Antidopaje», a raíz del supuesto dopaje de Estado de los deportistas de Rusia, recogido en el informe McLaren encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Los deportistas rusos, han recurrido a todas las instancias, para que haya un pronunciamiento sobre este tema, y se corrija ese error garrafal de involucrar la política en el deporte, para ello , recurrieron ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por su  expulsión los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, refrendada por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

«Los deportistas paralímpicos, miembros de la selección, acuden  de manera individual allí donde acuden todas las personas que sienten que se violan sus derechos como humanos: al Tribunal Europeo de Derechos Humanos», ha dicho el presidente del Comité Paralímpico Ruso , Vladímir Lukin.

«La decisión de excluir de toda competición , a la totalidad de las delegaciones está en absoluta contradicción con los fundamentos de la cultura europea y el olimpismo, y es una violación de la Convención aprobada en 2010 sobre la absoluta igualdad en derechos de los inválidos con los que no lo son»,

Para el ministro de Deportes ruso, Vitali Mutko, esta decisión «supera lo comprensible», según declaró a la agencia rusa Interfax. «Es una decisión sin precedentes. No entiendo en qué se basa», dijo poco después a la agencia R-Sport, prometiendo un «respaldo exhaustivo» al Comité Paralímpico Ruso.

No hay nada más fácil que ver la paja en el ojo ajeno… ignorando  la viga en el propio .