La Corte Suprema de Estados Unidos anunció que estudiará un caso determinante para decidir si Donald Trump puede o no presentarse a las elecciones presidenciales de 2024.

Los jueces aceptaron examinar la decisión de Colorado de excluir al exmandatario de la papeleta de las elecciones primarias de 2024 en ese estado, luego de que Trump hiciera una apelación.

El caso se estudiará en febrero y la sentencia aplicará en todo el país.

En varios estados se han presentado demandas para descalificar a Trump, alegando que participó en una insurrección durante el asalto contra el Capitolio del 6 de enero de 2021.

Una de los asuntos que la Corte tendrá que resolver es si una enmienda constitucional del siglo XIX puede inhabilitar a Trump para presentarse como candidato.

La 14ª Enmienda de la Constitución de EE.UU. prohíbe a cualquier persona que haya «participado en insurrección o rebelión» ocupar un cargo federal. Los abogados del expresidente argumentan que no se aplica al presidente.

«La decisión de la Corte Suprema de Colorado privaría inconstitucionalmente del derecho de voto a millones de electores en Colorado y probablemente se utilizaría como modelo para privar del derecho de voto a decenas de millones de votantes en todo el país», defienden los abogados de Trump.

La decisión que tomó la Corte de Colorado el mes pasado, por una votación de 4 contra 3, constituye la primera vez en la historia de EE.UU. que la Enmienda 14ª se utiliza para descalificar a un candidato presidencial a unas elecciones.

Trump también apeló la decisión de las autoridades electorales de Maine de excluirlo de la papeleta.

Las cortes de Minnesota y Michigan han descartado la posibilidad de descalificar a Trump. En otros estados, como Oregón, la decisión está pendiente.

Una corte conservadora

La Corte que tomará la decisión tiene una mayoría conservadora. 3 de los 9 jueces que la integran fueron nombrados por el mismo Trump cuando era presidente.

Sin embargo, fallaron consistentemente en su contra en sus demandas contra el triunfo de Biden en 2020.

El día de los disturbios en el Capitolio, Trump dio un discurso frente a la Casa Blanca en el que repitió falsas acusaciones de electoral masivo e instó a los manifestantes a «luchar como locos» y a marchar «pacíficamente» hacia el Capitolio.

Los partidarios de Trump irrumpieron violentamente en el Congreso mientras los legisladores certificaban la victoria electoral de Biden.

Trump no ha sido acusado formalmente de incitar los disturbios, pero sí enfrenta un juicio en una corte federal y otro en una corte de Georgia por sus intentos de subvertir los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.