La Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura se acogió al plan nacional de austeridad con el fin de contribuir al control del gasto público solicitado por el gobierno nacional

La Presidenta de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, Doctora Martha Lucía Zamora Ávila, señaló que entre las medidas que contribuyen al mejoramiento de las finanzas del Estado se ordenó la reducción en un 26% del consumo de telefonía móvil celular a las líneas asignadas en la Rama Judicial; de un 20% en los topes máximos de consumo de combustible para el parque automotor al servicio de la Rama Judicial y se tomaron políticas de plena austeridad en materia de viáticos y gastos de viaje para los servidores judiciales

Frente a la reducción del gasto de la rama judicial en materia de telefonía celular el ahorro alcanza los $2.556.000 anuales y corresponde a las líneas de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, la Corte Constitucional, el Consejo Superior de la Judicatura, el Director de la Seguridad  y         la Directora Ejecutiva de Administración Judicial.

Como ejemplo en materia de combustible la reducción pasa de 34 a 27 galones de gasolina en motocicletas de seguridad y de 130 a 104 galones en vehículos de seguridad, mientras que en las seccionales la medida reduce de 30 a 24 galones en las motocicletas y de 120 a 96 en vehículos de seguridad. Para el nivel central en motocicletas con asignación diferente pasa de 14 a 11 galones de gasolina y en vehículos con asignación diferente pasa de 60 a 48 galones. En las seccionales en motocicletas con asignación diferente pasa de 10 a 8 galones de gasolina y en vehículos con asignación diferente pasa de 50 a 40 galones. Esta medida en principio no aplica a los magistrados de la Corte Suprema, Consejo de Estado, Corte Constitucional y Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, porque se conservan los rangos de consumo y en atención a las medidas de seguridad que requieren los magistrados de las Altas Cortes.

Con relación a los viáticos y gastos de viaje la medida ordena la compra únicamente de tiquetes en clase económica y en caso de cambios de rutas por parte de los servidores judiciales, éstos y no la rama deberán asumir los costos por penalidad. Dentro de las medidas se reducen los desplazamientos a reuniones dándole prioridad al uso de los medios tecnológicos y programaciones anticipadas para acceder a mejores tarifas.

La Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura promueve el mayor uso del correo electrónico institucional, los mensajes de texto para evitar la utilización de papelería, reducir el consumo de energía eléctrica apagando aparatos electrónicos y desconectando computadores no requeridos para el trabajo habitual y mejorar el tratamiento al medio ambiente.

Las medidas que contribuyen a la racionalización del gasto se contemplan  la solicitud de tarifas institucionales o compra en bloque a las empresas de servicios públicos, revisión de los cánones de arrendamiento para aplicar las tarifas oficiales, utilización de luces y aire acondicionado donde haya solamente, en horas laborales e incentivar la luz natural no encendiendo bombillos.

Además restringir el uso de fotocopiadoras, impresoras, tóner y aumentar el reciclaje de papel para impulsar inicialmente documentos en borrador, masificar la implementación de ahorradores de agua y energía y evitar lavados de pisos, paredes y vehículos

Según Zamora Ávila, esas acciones se deben tener en cuenta en todas las dependencias de la Rama Judicial con estricto cumplimiento de las recomendaciones.