Difícil que Fuad Char y David Name Terán se reúnan, los dos solitos, en la oficina de presidencia de Condesa SA, para hablar sobre los proyectos estancados o atrasados y del tema de la paz.

Por Rafael Sarmiento Coley

Fuad Char Abdala llegó puntual y David Name Terán lo recibió con un fuerte abrazo de viejos amigos, porque además de los intereses comunes de la política, los negocios y las preocupaciones por proyectos de vital importancia para la Costa, estancados o atrasados y de todo lo que se le viene encima a la región con el posconflicto, los une el cordón umbilical genético de la raza árabe.

Son unos trabajadores incansables a cualquier edad. No se arredran ante el avance de los años, jamás se les oye decir que se retiran a sus cuarteles de invierno. Ambos tienen en común que comenzaron de cero. Y ora cosa que tienen en común es que son emprendedores natos. Nacieron para estar inventando negocios.

Pero, hay momentos en la vida en que es bueno transigir, romper hielos, acercarse al otro, discutir alternativas, analizar escenarios. Ese era el meollo de la cuestión. Y estas materias nadie mejor que Joao Herrera Iranzo, alcalde de Soledad, que es un relacionista público por excelencia, además, con un olfato y una visión política envidiable.

Lo que viene es trabajo

via_de_la_prosperidad_santa_marta

La Vía de la Prosperidad empieza en Palermo y pasa por Sitionuevo, Remolino, El Piñón, Guáimaro, Salamina y terminaría en Cerro de San Antonio.

Los dos importantes empresarios costeños -el uno nacido en Lorica (Fuad), y el otro en Sincelejo (Name Terán)- están de acuerdo con todo el descomunal esfuerzo que ha realizado el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos por la paz.

Ocurre que buena parte del país no ha entendido que la paz no es un embeleco del Gobierno. No es un compromiso de Santos con Timochenko.

Nada de eso. La paz es un compromiso de todos los colombianos y, principalmente, de quienes mueven la economía del país.

“A nosotros nos entusiasma el proceso de paz y la descomunal tarea que viene con el posconflicto. Y es por eso que quisiéramos, con todo respeto, pedirle al Presidente Santos que acelere la ejecución de proyectos vitales para el desarrollo de la Costa, de tal manera que pueda afrontar con eficiencia el reto del posconflicto, en materia de oportunidades de trabajo, de programas de emprendimiento, de seguridad ciudadana”, dijo el empresario David Name.

“Aquí lo que tenemos es que comprometernos todos por la paz”, según Fuad Char. A sulado, el anfitrión David Name Terán.

Por su parte Fuad Char sostuvo que “tenemos entendido que se han dinamizado las tareas que tiene a su cargo el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, que está en manos de una mujer que transpira inteligencia, capacidad y una energía inagotable, como lo es la doctora Elsa Noguera. Ya lo demostró siendo secretaria de Hacienda en la primera Alcaldía de Alejandro, y luego como Alcaldesa titular en el anterior cuatrienio, que dejó una ciudad ordenada, pujante, acogedora y muy atractiva para venir a invertir”.

No llorar, sino arremangarse las mangas

La conversación entre los dos importantes empresarios de la Región Caribe colombiana fue sustanciosa y breve. Como buenos ejecutivos, fueron al grano. Resumen ejecutivo puro y duro. Fuad, acostumbrado a presidir decenas de reuniones de juntas de Supertiendas, Droguerías y Superalmacenes Olímpica, Atlético Junior (que es su pechichón), Serfinanzas, Grupo Radial Olímpica, Acondesa y una decena más de empresas. Y David Name, presidiendo juntas desde las siete de la mañana del Grupo Condesa y sus filiales.

No hubo tiempo de picadas ni postre. Todo eso quedó para un segundo encuentro a puertas cerradas, face to face, porque hay unos proyectos puntuales, que corresponden a numerosos municipios del Caribe colombiano que reciben recursos de regalías. Han presentado proyectos, se los han aprobado, y lo grave es que la mayoría están paralizados lo cual significa que están ante el riesgo de que declaren la caducidad del contrato, con lo cual se pierde hacha, calabazo y miel. Todo el mundo sale perjudicado. Principalmente las sufridas comunidades que están a la espera de esas obras.

La clase dirigente empresarial va mucho más allá. No es posible que todavía esté enredada la Ruta del Sol que viene por Barrancabermeja, Tamalameque, El Banco, Pelaya, Pailitas, La Gloria, El Paso, El Copey, Codazi, Fundación, Aracataca, Zona Bananera, Ciénaga, Santa Marta.

¿Por qué es de trascendental importancia esta vía para el posconflicto, para la paz, para el desarrollo social y político del país?

Por dos razones incontrovertibles. La primera es porque reduce el tiempo de viaje entre Bogotá y la Costa en casi 6 horas, lo que significa un descomunal ahorro de costos para el transporte terrestre de carga y pasajeros. Ese acorte de tiempo se logra gracias a la construcción de un túnel que permite esquivar montañas por un atajo que es como un regalo de la naturaleza.

La segunda es porque, al contar con una vía más ancha y mejor señalizada, se producirán menos accidentes ocasionadas por los cientos de mulas carboneras que se llevan por delante los vehículos de pasajeros y de carga, con lo cual el país disminuirá de manera notable la cantidad de muertes y de sobrevivientes minusválidos.

No más estudios

Otro de los proyectos trascendentales y redentores para más de medio país y que servirá de sustento vital para el posconflicto es el de la recuperación de la navegabilidad del Río Magdalena.

Es un proyecto bajo la orientación de la Corporación Autónoma del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, que ya adjudicó ese contrato a la firma Navelena, propiedad de un consorcio colombo-brasilero. A través de la mundialmente poderosa firma brasilera Odebrechet con un 87 por ciento de las acciones en Navelena y el restante 13 por ciento de Valorcon, las obras avanzaban viento en popa, hasta cuando estalló el terremoto político en Brasil. Al perder la Presidencia el Partido de los Trabajadores (PT), que llevó a Luiz Inacio Lula da Silva en dos periodos a la presidencia e igual número para su sucesora Dilma Rousseff, el garrote que les vino para encima fue contundente e inclemente. Desbarataron toda una red de corrupción que tenía montado el PT en la más rica empresa del Brasil, Petrobras. Y detrás de Petrobras cayeron como fichas de dominó las empresas beneficiarias de los multimillonarios contratos, entre ellas, Odebrecht.

Es tan grave el asunto, que el propio presidente de dicha multinacional, Marcelo Odebrechet, está tras las rejas. En medio de ese desbarajuste, y para colmo de males con acusaciones de lavado de activos, lo que poco le gusta a Estados Unidos, las finanzas de Odebrecht se cerraron. Lo que pudo haber sido soplar y hacer botellas, se convirtió en una tortura china. No pudieron lograr el cierre financiero.

No lo han logrado. Se está a la espera de que Cormagdalena agilice los trámites para que dos de las doce empresas interesadas en comprarle a Odebrechet, llenen rápido los trámites para que se produzca el traspaso y se logre el cierre financiero, antes de que venza el plazo límite para no declarar la caducidad del contrato, lo cual sería una puñalada a la yugular para la recuperación de la navegabilidad del principal afluente del país.

Y no es solo recuperar la navegabilidad, que ya de por sí es bastante, sino sacar del ostracismo y de la más descarnada pobreza en que viven decenas de pueblos ribereños, que –paradojas de la vida- viviendo a orillas del río más caudaloso del país, consumen agua no apta para los humanos. No tienen acueducto, alcantarillado, ni luz. Viven en la Colombia de hace 200 años.

Y todo ellos ya está sobreestudiado. No requiere de más estudios. Así como tampoco los requiere la famosa Vía de la Prosperidad que soluciona un grave y eterno problema de incomunicación a numerosas poblaciones ribereñas del Magdalena, desde Palermo hacia Sitionuevo, pasando por Remolino, Guáimaro, Salamina, El Piñón y Cerro de San Antonio.

No son más de 50 kilómetros. Ya la obra estaba adjudicada. Pero, por una rabieta producto de celos enfermizos, la entonces Ministra del Transporte, doña Cecilia Álvarez Correa y Gleen, se atravesó como vaca muerta al proyecto y todavía está la vaca podrida ahí en la vía. Menos mal que la compañera sentimental de doña Cecilia, la dinámica Mineducación Gina Parodi, no sufre de esas rabietas, sino que es una funcionaria positiva.

Por fortuna, el gobierno seccional del Magdalena, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpomag) y los nuevos ministros de transportes que han pasado por esa cartera tras la salida de Cecilia Álvarez, la obra ha podido sacar la cabeza. Con esta vía habrá mejor movilidad, disminución de costos y se facilitará el transporte de productos de los campesinos de la zona, generando progreso y bienestar a los magdalenenses.

Uno de los proyectos que marchan a paso de tortuga es el de la urbanización ‘Marina Esperanza’, de Maicao.

Sin embargo, finalmente, a Dios gracias, la Vía de la Prosperidad, obra que le abre las puertas al Magdalena en competitividad, avanza en ocho frentes de acción laboral, luego de sufrir por más de un año tropiezos que impidieron su avance.

El contrato estuvo listo desde 2013 y a finales de ese año empezaron las obras, pero en enero 16 del 2014 fueron suspendidas. El 29 de diciembre de 2014 se reiniciaron.

En el trayecto que va de la cabecera de Sitionuevo hasta Palermo, las obras marchan de acuerdo con el cronograma establecido dentro de los términos que quedaron pactados como plazo contractual.

Desde Palermo hasta el municipio de Salamina, exactamente en el sector de Guáimaro, la vía debería llevar un porcentaje del 11 por ciento de ejecución y ya va en un 12 por ciento, es decir, un uno por ciento más del establecido.

El tramo comprendido entre la cabecera municipal de Sitionuevo y Palermo, exceptuando un trayecto de un poco más de 2 kilómetros, que debe ir en variante, se está interviniendo en su totalidad sobre la carretera existente.

via_de_la_prosperidad_santa_marta Simón-Gaviria-Vía-Prosperidad Maicao-Urbanizacion-marinaesperanzaSe indicó que al contratista – la firma Ribera Este – se le solicitó incorporar un frente de trabajo más con el fin de agilizar las obras.

 

 

logochachara-e1380119900597

Tomado de la Chachara.co

 

.