Estas son las mas destacadas en los discursos del PRESIDENTE SANTOS Y TIMOCHENKO

Timoleón Jiménez, ‘Timochenko’

 

– Que este sea el último día de la guerra

 

– Claro que las FARC haremos política. Si esa es nuestra razón de ser, pero por medios legales y pacíficos, con los mismos derechos y garantías de los demás partidos.

 

– Desde el principio sostuvimos que la firma de este acuerdo es la mejor oportunidad que tendrá nuestro país para enrumbarse hacia la justicia social y el progreso.

 

– El acuerdo final será la llave para dar vuelta a esa cerradura, pero requerirá de la organización y la movilización constante de la gente por su cumplimiento.

 

– Duele profundamente y resulta intolerable que a estas alturas tales estructuras (paramilitares) sigan asesinando con plena libertad como ocurrió entre el 11 y el 13 de este mes en Barrancabermeja con cuatro jóvenes. Que el Esmad siga triturando colombianos que salen a protestar con justicia y que el aparato judicial continúe ordenando privaciones abusivas de la libertad como la del compañero ‘Carlos Arturo Velandia’.

 

– Las Fuerzas Armadas colombianas están llamadas, en adelante, a jugar un papel en aras de la paz, la reconciliación y el desarrollo del país. Fueron nuestras adversarias, pero en adelante tenemos que ser fuerzas aliadas por el bien de Colombia.

 

– Hoy vemos la paz más cerca que nunca.

 

– Que este sea el último día de la guerra.

 

– Este acuerdo sobre el punto del fin del conflicto les debe dar tranquilidad a todos los colombianos.

 

Juan Manuel Santos:

 

– Esto significa –ni más ni menos– el fin de las FARC como grupo armado.

 

– Lograr este acuerdo nos llena de fe y esperanza.

 

– No solamente se acordó el fin de las confrontaciones –con un cese de fuego y hostilidades bilateral y definitivo–, sino que también se definió un cronograma preciso para que las FARC dejen las armas para siempre.

 

– ¡Nos llegó la hora de vivir sin guerra!

 

– No habrá más colombianos víctimas de esta guerra entre hijos de una misma nación.

 

– No habrá más niños en la guerra. Podrán dedicarse a ser realmente niños: aprender, jugar, reír, ¡como debe ser! Los jóvenes tampoco tendrán que ir más a la guerra.

 

– No habrá impunidad. Los máximos responsables de crímenes atroces serán juzgados y sancionados”.

 

– Una paz estable y duradera, que nos dé la tranquilidad a todos de que los días oscuros de la guerra con las Farc no volverán jamás, nunca más.

 

– El Acuerdo Final lo firmaremos en Colombia.

 

– Quiero valorar expresamente el paso que hoy dan las FARC al acordar que la lucha por sus convicciones ya no será armada, sino –como debe ser– política, con ideas y argumentos.

 

– No estamos de acuerdo –y seguramente jamás lo estaremos– en la visión política o económica para el país, pero lo que se reconoce hoy es la posibilidad de disentir y de tener posiciones opuestas sin necesidad de enfrentarse por medios violentos.

 

– Esta es la paz de los colombianos –de todos, sin excepción– la paz que soñamos y esperamos por tantos años.

 

– ¡Y ya no es un sueño! La sentimos en nuestras manos, al tiempo que vemos alejarse –para siempre– la pesadilla de la guerra.

 

– La paz se hizo posible… ¡por fin posible, ahora vamos ., ahora vamos a construirla!