“La bioseguridad, que ahora se nos impone como el gran desafío para regresar a una nueva normalidad productiva en Colombia, debe entenderse como un concepto integral de opción por el cuidado de la vida que a su vez demanda estricta disciplina por parte de todos los actores y cadenas productivas del país”.

Así lo explica Alfredo García, gerente de Certification Quality Resources, CQR, una compañía multinacional que opera en el país con amplia experiencia en auditorías, control, laboratorios de verificación, certificación y gestión de calidad, gracias a la cual ahora ha incursionado inmediatamente en la oferta de inspecciones y controles de bioseguridad.

De acuerdo con el experto, la trayectoria y capacidad de la compañía, en certificación y entrenamiento en los estándares internacionales de Salud y Seguridad Ocupacional le permitió implementar un completo servicio que involucra la inspección y control de las condiciones de bioseguridad, acordes con las exigencias del gobierno nacional y las administraciones locales.

Además, explica que se debe actuar con absoluta determinación en la implementación de controles como parte de la operación y con enfoque   de bioseguridad, en todas las fases e instancias de una cadena productiva, es decir, aplicando y verificando la aplicación de protocolos en plantas, obras, medios de transporte, proveedores y contratistas, puesto que en realidad ello es lo que va a garantizar el logro del inmenso reto que se impone: contener la pandemia de Covid19 sin dejar de producir y cuidando la vida.

García señala que el concepto integral de bioseguridad diseñado por CQR para el mercado colombiano ya está disponible en ciudades y regiones colombianas como Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Antioquia, Medellín, Atlántico, Barranquilla, Huila, Neiva, Tolima, Ibagué, Santander, Bucaramanga, Bolívar, Cartagena, Valle del Cauca y Cali.

Además, comprende los siguientes aspectos, dependiendo esencialmente de los protocolos implementados por las Organizaciones

  • Control de temperatura al ingreso y salida de cada turno en instalaciones como fábricas, obras, así como las demás autorizadas para reanudar actividades.
  • Control de la existencia y uso de elementos e insumos de protección como protectores faciales o gafas protectoras, tapabocas, guantes, jabón, gel antibacterial, lavamanos y demás desinfectantes.
  • Verificación de todos y cada uno de los requisitos establecidos para cada sector, de tal forma que se adecuen a las exigencias generales y particulares de cada sector.
  • Diseño y manejo de una aplicación propia como BIO CERTIFICADO DIGITAL (BcD) con el registro diario e historial del proceso de bioseguridad de la Organización y de cada trabajador y persona que ingresa con frecuencia a instalaciones u obras, que, al mismo tiempo, puede servir como fuente de información sociodemográfica y como apoyo en las actividades de trazabilidad en posibles fuentes de contagio o brotes esporádicos.

En este ámbito la organización está apoyando a muchas instituciones públicas e Instancias de Gobierno, por lo que el ejecutivo recalca que es muy importante que Alcaldías y Secretarias de Salud, especialmente, tengan muy presente que en Colombia existe una red de altas competencias acreditadas de Organismos de Verificación de la Conformidad como es el caso de CQR, lo que ubica a esta organización como una herramienta a la que pueden recurrir con altísimo nivel de confiabilidad, evitando riesgos en la conformación de nuevas estructuras de verificación, con más altos costos, así como una innecesaria y larga curva de aprendizaje.

“Queremos aportar al restablecimiento de las cadenas productivas con un enfoque social y el control de ambientes de trabajo Bioseguros. El personal de las organizaciones ha sido siempre el activo más valioso para hacerle frente a esta coyuntura mundial”, asegura el gerente de CQR, Alfredo García.

Por último, concluye que “la bioseguridad será una variable que se intensificará en todas las actividades productivas, y al mismo tiempo una especie de seguro sanitario que permitirá a muchos sectores y trabajadores mantenerse activos en medio de esta emergencia sanitaria económica y social que si bien nos tomó por sorpresa a todos, también nos enseña muy rápido a adaptarnos a nuevas formas de desarrollo empresarial con una encarnación muy concreta de la Responsabilidad Social”.