​Así lo indicó el Presidente Santos al participar el conversatorio realizado en el Teatro Colón con motivo de la conmemoración de los 200 años del Consejo de Estado.

“En esta transición hacia la paz, el componente de justicia es un componente indispensable, porque no puede haber paz sin justicia”, dijo hoy el Presidente Juan Manuel Santos al participar en el conversatorio realizado con motivo del Bicentenario del Consejo de Estado.

En este conversatorio, que fue moderado por el Ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, el Mandatario y el Presidente del Consejo de Estado, Jorge Octavio Ramírez Ramírez, intercambiaron ideas sobre la institucionalidad en Colombia y la historia de esta corporación.

De acuerdo con el Presidente, los colombianos tienen que hacer un gran esfuerzo “para que la justicia brille y tenga toda la fortaleza y la credibilidad para que pueda administrar justicia, y ser tal vez la institución más importante en esta transición hacia la paz”.

Sostuvo que “lo que ha sucedido últimamente nos refuerza ese mensaje de la necesidad de fortalecer la institución de la justicia”.

Mejoramiento continúo

En este mismo sentido, el Jefe de Estado consideró que hay que tener mucho cuidado para no perjudicar, debilitar o vulnerar a las instituciones de la justicia, “simplemente porque algunos miembros de la institución pueden haberse equivocado o pueden haber cometido errores”.

“Las instituciones hay siempre es que tratar de mejorarlas, fortalecerlas y corregir los errores que estén cometiendo algunos de los que componen esa institución”, dijo.

Y agregó: “Nunca las instituciones son perfectas, son compuestas por seres humanos. Pero sí podemos inculcarles, eso es muy importante, a todas las instituciones el principio o la práctica del mejoramiento continuo, porque eso es lo que obliga las instituciones a mantenerse al día, a modernizarse y a estar en permanente proceso de fortalecimiento”.

Para el Mandatario, “si hacemos eso con la justicia en este momento podremos tener un país mucho mejor al cabo de pocos años. Porque, repito, en este momento de transición, fortalecer la justicia es una necesidad imperiosa”.

Así mismo, el Presidente afirmó que este tipo de esfuerzos deben hacerse a partir de un consenso lo más amplio posible, en el que “la mayoría estemos de acuerdo en qué dirección avanzar en materia de justicia”.

Aseveró que imponer una reforma al sistema de justicia con precarias mayorías, “sería contraproducente”.

La razón de ser: impartir justicia

Por último, el Jefe de Estado reiteró que “una de las equivocaciones, que creo que ha influido muchísimo en los acontecimientos de los últimos tiempos, es haberles otorgado a las Cortes esa facultad electoral de ciertos funcionarios, haber en cierta forma, como dicen, haber politizado ciertas decisiones de las Cortes”.

Al respecto, el Presidente expuso que la institución debe “concentrarse en su razón de ser”, es decir en impartir justicia.