Este acuerdo sienta las bases para la transformación del campo, reversando los efectos del conflicto y las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el país y creando las condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural. Busca la erradicación de la pobreza rural extrema y la disminución en un 50 % de la pobreza en el campo en un plazo de 10 años, la promoción de la igualdad, el cierre de la brecha entre el campo y la ciudad, la reactivación del campo y, en especial, el desarrollo de la agricultura campesina, familiar y comunitaria.
  1. Un Fondo de Tierras de distribución gratuita para campesinos sin tierra o con tierra insuficiente, priorizando a la mujer cabeza de familia y a la población desplazada.
  2. Acceso Integral a la Tierra, garantizando que esté acompañada de riego, crédito, asistencia técnica, apoyo a la comercialización y los demás activos que necesitan los productores rurales para vivir de la tierra.
  3. Un plan masivo de Formalización de la Propiedad para los campesinos que tienen tierra, pero no pueden acreditarse como propietarios.
  4. Habrá Restitución de Tierras que busca restituir a las víctimas del despojo, el desplazamiento forzado, y apoyar a quienes buscan retornar a sus tierras.
  5. Se creará un Catastro Rural multipropósito que permita regularizar con transparencia la propiedad de la tierra.
  6. Se pondrá en marcha una nueva Jurisdicción Agraria que resolverá los conflictos de uso y tenencia de la tierra. Así impedimos el desplazamiento, solucionamos los conflictos y sembramos paz.
  7. Se definirán lineamientos generales de uso del suelo que tengan en cuenta su Vocación y las visiones territoriales construidas con las comunidades.
  8. Se delimitará la Frontera Agrícola y se protegerán las Áreas de Interés Ambiental como páramos, cuencas, humedales y fuentes de agua.
  9. El Gobierno apoyará los planes de desarrollo de las Zonas de Reserva Campesina que ya están creadas o que se creen como iniciativa de las comunidades, buscando una mayor presencia del Estado en estos territorios.
Los Planes Nacionales para dotar al campo colombiano de bienes y servicios públicos buscan ayudar a sus habitantes a superar la pobreza y la desigualdad, y a cerrar las brechas entre el campo y la ciudad.
PLANES NACIONALES SECTORIALES
Acceso y uso de la tierra
1. Vías Terciarias: Busca lograr la integración regional y facilitar a los habitantes rurales el acceso a servicios sociales y a los mercados.
2. Distritos de Riego: Busca impulsar la producción agrícola, garantizando el acceso democrático y ambientalmente sostenible al agua.
3. Electrificación y Conectividad: Busca ampliar la cobertura eléctrica y de internet.
DESARROLLO SOCIAL
4. Salud: Busca fortalecer la cobertura y la calidad de la red pública de salud en zonas rurales.
5. Educación: Busca garantizar la cobertura, la calidad y la pertinencia de la educación desde la primera infancia hasta la superior y erradicar el analfabetismo en zonas rurales.
6. Vivienda y Agua Potable: Busca garantizar el acceso a acueductos veredales y al mejoramiento de las condiciones de la vivienda en el campo.
ESTÍMULOS A LA PRODUCTIVIDAD
7. Economía solidaria y cooperativa: Busca estimular formas asociativas de trabajo y se creará un Plan Nacional de Comercialización de los productos de la economía campesina.
8. Economía campesina: Asistencia técnica, tecnológica y en investigación para la economía campesina
9. Capital financiero: Acceso a créditos, capital semilla y seguros de cosecha
10. Seguridad Social: Mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del campo y garantizar su afiliación a los mecanismos de protección social.
11. Seguridad Alimentaria y Nutricional: Busca erradicar el hambre y garantizar la alimentación sana en el campo colombiano.
PROGRAMAS DE DESARROLLO CON ENFOQUE TERRITORIAL PDET
En las regiones más afectadas por el conflicto y la pobreza, con presencia de economías ilegales y mayor debilidad institucional, se pondrán en marcha los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) con el fin de implementar con mayor celeridad, recursos y coordinación los planes nacionales sectoriales.
Las comunidades jugarán un rol central en la formulación de los planes de acción para reconstruir y transformar estas regiones: ayudarán a definir las prioridades, participarán en la ejecución de las obras y su mantenimiento, y harán seguimiento y veeduría a los proyectos.