a nueva rotación de pico y placa que se inventó la administración distrital, ya ha cumplido sus días pedagógicos, aquí comienza a frotar sus manos la alcaldesa, cada ciudadano que caiga a partir del próximo martes, representa para las arcas del distrito y sus aliados como los concesionarios de patios y grúas, cerca de un millón de pesos.

Pero los retenes que se montaron de manera pedagógica en los diferentes puntos de la ciudad, dejaron al descubierto los buenos negocios para la administración distrital.

La nueva rotación de pico y placa que se inventó la administración distrital, ya ha cumplido sus días pedagógicos, aquí comienza a frotar sus manos la alcaldesa, cada ciudadano que caiga a partir del próximo martes, representa para las arcas del distrito y sus aliados como los concesionarios de patios y grúas, cerca de un millón de pesos.

Pero los retenes que se montaron de manera pedagógica en los diferentes puntos de la ciudad, dejaron al descubierto los buenos negocios para la administración distrital.

Cerca del 80% de automovilistas que eran detenidos presumiendo que estaban violando la norma, fueron sencillamente saludados por las autoridades, el motivo es que estos habían cancelado el llamado pico y placa solidario que les permite pasar por encima de la ley y no acatar la restricción.

¿Solidario para quién? no tenemos certeza de si estos pagos llegan a beneficiar a alguien en situación de vulnerabilidad, lo más seguro es que los dineros solidarios aumentan las arcas de la administración, pero los ciudadanos no tienen conocimiento de en qué se invierten.

Las sumas no son despreciables:

  • Por un día: $58.178
  • Por un mes: $464.974
  • Por un semestre: $2.325.095

Además, el cuento que la restricción es para mejorar la movilidad es muy cuestionable, los que están en las vías ven la cantidad de trancones en la mayoría de los sitios de Bogotá, donde no aparece ninguna autoridad a tratar de solucionar el caos.

Las medidas adoptadas desde este inicio del año, solo muestran la voracidad de la administración distrital de recaudar dineros, no olvidemos que el único beneficio que era el carro compartido por el cual no se pagaba, fue eliminado, es comprensible, aquí no había recaudo.

Lo que dicen los especialistas en movilidad y las estadísticas, es que con la colaboración de la administración de Claudia López lo único que va aumentar es el dinero que reciben, el tráfico de la ciudad será cada día peor, habrá más motos y autos solidarios pagando el saltarse la ley.

Pero una cosa buena dejó los retenes en la ciudad, muchos bogotanos pudieron conocer los guardias de transito azules de la Secretaría de Movilidad, que nunca se ven tratando de solucionar problemas de tráfico, pero son muy eficientes recorriendo las calles para levantar carros con el pretexto de que están mal parqueados, es comprensible, inmovilizar un carro en grúa y llevarlo a los patios, es más rentable para la Alcaldía que poner a sus agentes a colaborar en la solución del caos de movilidad en la sexta peor ciudad del mundo en materia de desplazamiento.

Desde todo punto de vista es absurdo que se pague un impuesto de rodamiento de todo un año a sabiendas que de lunes a viernes solo lo podrá usar su vehículo, día por medio y que si necesita moverse debe pagar aun mas, muchos bogotanos votaron por Claudia López debido a que en campaña prometió no tocar la restricción vehicular, pero como muy buena politiquera no cumplió su promesa y dejo a muchos capitalinos sin su herramienta de trabajo.

Elcosto politico para elle será alto…