Queda descartada la utilización de las cartillas.

El jefe del estado le salió al paso a la agitada polémica y el debate de la aplicación de las políticas para evitar la discriminación en los colegios y que incluyen cambios en los manuales de convivencia

Hoy en la casa de Nariño, acompañado de la ministra de Educación Gina Parodi, dijo que su gobierno no ha promovido ni promoverá la llamada ideología de género.

El pronunciamiento, según mencionó el mandatario, se da luego de una reunión con el cardenal Rubén Salazar, el nuncio Ettore Balestrero y monseñor Fabio Suescún, obispo castrense de Colombia.

«Les reiteramos lo que la ministra ha venido sosteniendo en estos últimos días: el documento del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa)  sobre ambientes escolares fue publicado en las páginas web de la ONU para su discusión sin la autorización del Ministerio, como lo ha reconocido en un comunicado que hizo público, dicha organización», enfatizó el Mandatario

Pero aseguro que el Gobierno descartará esas cartillas. «Este documento no será autorizado. El respeto por la diferencia, la protección de los derechos humanos, la convivencia y la búsqueda de la paz son valores fundamentales de nuestra Constitución y son guía y norte en todas nuestras actuaciones y decisiones del Gobierno Nacional», añadió el Presidente.

Sin duda Las multitudinarias marchas de protesta registradas en el país apoyadas por la iglesia católica influyeron en la decisión del presidente juan Manuel Santos quien  salió al rescate de su ministra de educación a quien este episodio le ha dejado con muy poca credibilidad y confianza frente a millones de colombianos.

Se registraron muchas mentiras y verdades, las cartillas que según la ministra eran guía para los profesores, no para los alumnos dejaban entrever una posible influencia para que los niños acogieran su género independientemente si eran varones o mujeres.

La ONU y la ministra dijeron que las cartillas eran una propuesta en borrador que no había sido aprobada, y les toco ir echando reversa frente a la masiva protesta de padres de familia y diferentes organizaciones incluidas la iglesia católica  en defensa del concepto de hombre y mujer con educación sexual para protección de la familia.

La ministra paso a decir que las cartillas eran falsas y que todo había sido prometido por políticos y por el procurador Ordoñez.

Para muchos la Ministra Gina la embarro, trato de componerla, poniéndose como víctima y no pudo, al final le queda su buena labor al frente del ministerio y un episodio que esperamos no la empañe, al final a ella y la sociedad colombiana el debate le deja una lección: hay que aplicar una política pública efectiva sobre educación sexual en el país en la que participen padres de familia, profesores y especialistas que incluya el respeto por los homosexuales y demás géneros. Al final una pequeña reflexión de un columnista costeño Horacio Brieva que vale la pena reproducir,

Una sociedad no cambia por decreto. Ni mucho menos por una cartilla. Hubo un tiempo en que se consideró intolerable que las mujeres no llegaran vírgenes al altar, y las visitas de los novios eran chequeadas por los padres de las novias y se sujetaban a horarios. Hoy eso es un anacronismo. No fue necesaria una cartilla. Una postal de ese pasado cultural la captó Gabo en ‘Crónica de una muerte anunciada’ en la que Santiago Nassar es despedazado a cuchillos por un virgo que no pasó por su ‘bayoneta’. Hace unos años era inconcebible la unión de parejas de un mismo sexo. Apenas estamos empezando a asimilar eso en medio de un progresista hervor constitucional. Con imposiciones y soberbia no se transforma de un día para otro una sociedad cristiana, católica en su mayoría, prejuiciosa, doblemoralista. Por eso a la ministra Parody le salió mal su apuesta. Ella ha demostrado ser enérgica y laboriosa, pero tiene serias dificultades para leer los momentos. Con éste lleva ya varios lamentables raspones.