El jefe de la cartera militar informó que no se ejecutarán más operaciones en contra de los grupos armados ilegales que pongan en riesgo la vida de la población civil ni de los menores de edad

25 de Agosto de 2022

El ministro de Defensa, Iván Velásquez, anunció cambios en la ejecución de las operaciones militares. Señaló que se suspenden los bombardeos a campamentos de grupos armados que pongan en riesgo a la población civil, al igual que operaciones militares cuando haya presencia de menores reclutados y pongan en peligro su vida.

Según sostuvo el jefe de la cartera, los menores reclutados deben ser considerados víctimas de los grupos armados. “Los menores reclutados forzosamente por organizaciones ilegales son víctimas, son víctimas de esta violencia en la que hemos vivido por tantas décadas. Por tanto, toda acción militar que se desarrolle respecto de miembros de organizaciones armadas ilegales no puede poner en peligro la vida de estas víctimas también de la violencia”, sostuvo Velásquez.

El ministro de Defensa también aseguró que “los bombardeos deben ser suspendidos”, pero primero deben evaluar “el momento” en que esa decisión se pueda tomar como una directriz absoluta. Por el momento es el propósito hacia el que debe ir el planteamiento operacional de las fuerzas militares.

Hay que privilegiar siempre la vida sobre la muerte y no se pueden desarrollar operaciones de un lado absolutamente que pongan en peligro la población civil. Pero tampoco en la consideración de estos menores forzosamente reclutados que se repitan actos muy dolorosos del pasado. Que estas acciones en esa dirección tienen que cumplirse”, señaló Velásquez.

El ex ministro de Defensa Guillermo Botero, durante el gobierno de Iván Duque, salió de la cartera luego de la denuncia de que habría ocultado información respecto a un bombardeo en San Vicente del Caguán el 2 de septiembre de 2019 en el que murieron siete menores de edad entre 12 y 17 años de edad.

Luego llegó al Ministerio Diego Molano, quien fue cuestionado por una operación similar en Guaviare en la que habían muerto varios menores de edad en un bombardeo contra un supuesto campamento en el que había estado alias Gentil Duarte. Las declaraciones del ministro encendieron la polémica: “No estamos hablando de unos jóvenes que no tenía conocimiento pleno, fueron transformados en máquinas de guerra por esta organización”, le dijo a W Radio.

Ahora, bajo el gobierno de Gustavo Petro, el ministro Velásquez señaló que debe fortalecerse la comprensión por parte de los miembros de la fuerza pública respecto a las comunidades, en especial las que son sometidas por los grupos armados ilegales para obedecerlos, que no deben ser considerados como actores.

En ese sentido, el ministro de Defensa señaló que hay una orden de gobierno para que las fuerzas armadas trabajen en el desarrollo de las comunidades, bajo el marco de la política de paz total que busca el acogimiento de los armados a la legalidad y que compromete condiciones dignas de la población.

“Todo esto de la paz no significa debilidad, no es una rendición de las fuerzas militares, la paz es un proceso de construcción colectiva en la que tiene un papel trascendental todos los actores del conflicto, pero que tienen que hacer manifestación concreta de voluntad, negociación depende de la naturaleza de las organizaciones”, agregó.

También se refirió a la nueva política antidrogas que manejará el gobierno nacional. “La legalización tiene que partir de los países consumidores, antes que de los países productores y que una legalización tiene que estar liderada por Estados Unidos, porque no valdría nada siquiera pensar en términos de legalización en Colombia mientras exista la gran demanda por la droga”, sostuvo.

“Es necesario asumir de una manera diferente la lucha contra la droga en la que se privilegia la afectación de los dueños del negocio y no los eslabones más débiles o frágiles en la cadena de producción”, puntualizó Velásquez.