Colombia enfrenta un preocupante panorama de aumento de criminalidad que está llegando a otro nivel en medio de la crisis de paz total y los espacios que han ganado en el país los grupos armados ilegales.

La Misión de Apoyo del proceso de paz de la OEA asegura que durante el cese al fuego que se adelantan en el marco de la Paz Total se han presentado secuestros y asesinatos, considerados una violación al Derecho Internacional Humanitario. Los grupos armados ilegales han expandido su accionar aprovechando la tregua con el gobierno.

Uno de estos casos es el de Buenaventura, donde pese a la ampliación de la tregua entre Shottas y Espartanos, volvieron las balaceras a las calles del puerto, un niño de 7 años es la víctima más reciente de la disputa armada por las comunas por una bala perdida que actualmente lo tiene con muerte cerebral.

En la región Caribe hay una disputa territorial por parte de los principales grupos armados ilegales, desde guerrilla hasta el Clan del Golfo y organizaciones de narcotraficantes.

El propio gobierno reconoce un aumento de delitos. Según cifras del Ministerio de Defensa, con corte al mes de septiembre de 2023, la cifra de secuestros en Colombia supera los 240 y las masacre llegan a 73.

Los hurtos también aumentaron, según el reporte del Ministerio de Defensa en los primeros 9 meses de 2023 se han registrado en el país más de 285.000 casos de hurto.

En Bogotá la inseguridad está desbordada. En las últimas horas de este miércoles 8 de noviembre una mujer fue asesinada, un joven de 19 años murió en medio de un atraco y el cuerpo de una mujer transgénero apareció sin vida en un hotel de la localidad de Chapinero.

En el área metropolitana de Bucaramanga aumentó la percepción de inseguridad al 79%. Los robos protagonizados en manada por bandas de ‘motoladrones’ atemorizan a comunidades que piden más operativos. La mayoría de las víctimas son mujeres como ocurrió en una tienda del barrio Cabecera.

FOTO LAVERDADNOTICIAS