Fracaso en diligencias judiciales, ausencia de protagonistas de escándalo por investigación poligráfica e interceptación ilegal.

El Coronel Carlos Feria, quien lleva las riendas de la Casa Militar de Presidencia, se enfrenta a un momento de turbulencia. El motivo se sitúa en el epicentro de la interrogación poligráfica llevada a cabo sobre Marelbys Meza, la antigua niñera del hijo de Laura Sarabia, quien ocupó la posición de jefe de gabinete durante el mandato de Gustavo Petro. No obstante, Feria decidió no presentarse a la citación de la Fiscalía.

En el momento del llamado, Feria se hallaba en Alemania, asistiendo al presidente Petro en su visita oficial como jefe de seguridad. Durante este mismo jueves, también se esperaba la presencia del abogado Miguel Ángel del Río, quien decidió no asistir.

La ausencia de ambas figuras significó el fracaso de dos diligencias planeadas por la Fiscalía General para el jueves, las cuales formaban parte de la investigación sobre la prueba poligráfica y la interceptación ilegal del teléfono de Meza. Ella, exniñera de Sarabia, ha sufrido estas violaciones en el marco de la reciente etapa de Sarabia como jefe de Gabinete de Gustavo Petro.

Miguel Ángel del Río, reconocido abogado penalista, ha optado por mantenerse alejado de la Fiscalía. El jurista ha sido cuestionado por ser cercano al Petrismo y a su vez asumir la defensa de los policías implicados en el escándalo de interceptaciones ilegales y pruebas de poligrafia a personas ajenas a la función pública.

 El letrado ha afirmado que no tiene nada que decir acerca de su relación con los clientes. Entre ellos figura un patrullero de la Dijín, que presuntamente proporcionó el número de Meza para que fuera interceptado en una investigación contra el alias Siopas, uno de los líderes del Clan del Golfo.

De forma similar, el coronel Carlos Alberto Feria Buitrago, a cargo de la Casa Militar de la Presidencia de la República, no asistió a la citación de la Fiscalía para rendir declaración juramentada. Su razón, coincidía con la de Del Río: estaba en Alemania, acompañando al presidente Gustavo Petro.

Acerca del coronel Feria, se sabe que se distingue por su humildad, rectitud y disciplina. Es una de las personas en las que el presidente Gustavo Petro deposita su confianza desde que ocupaba el puesto de alcalde de Bogotá (2012-2014). 

Este hecho resultó determinante para su designación en la protección constante del jefe de Estado. La confianza entre Feria y Petro es tal que su posición, usualmente ocupada por oficiales de policía con rango de general, se encuentra en manos de un coronel.

Al consultar a varias fuentes de la Policía sobre el coronel Feria, indicaron que, al estar a cargo de la Casa Militar, su ámbito se encuentra directamente ligado al palacio presidencial, y sus decisiones dependen del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre).

Feria ha labrado un camino en la protección de personalidades desde su etapa de capitán. Dicha trayectoria le permitió encargarse durante años de la custodia del presidente Petro, una de las figuras más protegidas del país. 

Se conoce que el oficial Feria, a partir de su rango de capitán, se especializó en la protección de figuras públicas, particularmente ha dedicado años a la seguridad del presidente Petro, uno de los individuos más resguardados del país. Además, posee una experiencia destacada en inteligencia, característica que actualmente lo sitúa en el centro de una polémica debido a las serias acusaciones sobre la seguridad presidencial y el supuesto empleo de recursos de investigación gubernamentales en este caso. Existe una discusión sobre si el incidente en cuestión fue un simple robo doméstico o un asunto de seguridad nacional.

El director de la Policía, el general William Salamanca, declaró que desde que Feria era capitán, siempre le mostró respeto a las reglas y procedimientos, siempre con la intención de que todas sus acciones estuvieran enmarcadas en los códigos de ética. 

Fue Salamanca quien, hace unos 15 años, asignó a Feria, entonces capitán, la responsabilidad de proteger a varios congresistas en el país y posteriormente, en su papel de alcalde, a Gustavo Petro.

Carlos Feria, con un historial que incluye más de 31 condecoraciones y más de cinco medallas como oficial distinguido, se encuentra en el punto de mira de las autoridades en medio de este entramado político y judicial. 

La Fiscalía está tras el funcionario que supuestamente habría abusado de sus funciones al someter a una trabajadora de bajos recursos al poder de la inteligencia estatal.