Con la incautación de aproximadamente 110 metros cúbicos de madera, que representan cerca de 11 camiones cargados de especies nativas, la fuerza pública y autoridades del municipio de Cabuyaro asestaron un contundente golpe a la afectación de los recursos naturales del Meta.

Cormacarena a través de un trabajo conjunto con la Policía Nacional, realizó en inmediaciones de la vereda Pirigua, un operativo contra la deforestación que permitió el decomiso de la madera obtenida de la tala equivalente a 1.700 árboles de las especies yopo, caucho, macano, cañofistol, entre otras, que son objeto de protección por parte de la Corporación Ambiental.

Este hallazgo permitió establecer que el área afectada fue de 13 hectáreas, las cuales pertenecen a zona de escorrentía del caño Tirriamar; además se convierte en la incautación más grande registrada en los últimos 10 años por las autoridades, que evidencia el fortalecimiento y articulación institucional para frenar la deforestación en el departamento. Proceso que contribuye a la pérdida de hábitat, biodiversidad y suelo; y que aporta al cambio climático, ya que evita la fijación de dióxido de carbono (CO2).

Cormacarena duplicará sus esfuerzos para continuar con los procesos de verificación y control a la tala indiscriminada, articulando las acciones que sean necesarias para combatir este delito que atenta al equilibrio de los ecosistemas y fomenta la extinción de las especies que allí habitan.

Asimismo, advierte a las personas que realizan actividades de aserrar, conducir o transportar madera, solicitar los permisos respectivos a la autoridad para que no se vean inmersos en delitos judiciales.

La Corporación Ambiental reitera la invitación a la comunidad en general a denunciar cualquier  afectación ambiental en la línea de contacto de Cormacarena 314 295 9081 o a través de las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram como @Cormacarena.