Entre los detenidos se encuentran 6 ciudadanos libaneses nacionalizados en Colombia, quienes eran integrantes de la junta directiva de un conglomerado empresarial.

Luego de más de 60 meses de indagaciones, los investigadores de la Dijín, en asocio con la Fiscalía, capturaron a 13 personas y judicializaron a 20 más, por el caso de Tierra Santa. Las autoridades presumen que estas personas son responsables de ingresar al país millonarios cargamentos de textiles de contrabando.

A lo largo de la investigación, los agentes descubrieron que una sociedad financiera, conformada por al menos 60 empresas con nombres asociados a un conglomerado empresarial en particular, estaba constituidas solo en el papel, con el fin de facilitar multimillonarias operaciones de lavado de activos a través del contrabando de ropa y accesorios.

De otra parte y con el fin de afectar las finanzas de la red de contrabando, fiscales adscritos a la Dirección de Extinción del Derecho de Dominio impusieron medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo, secuestro y toma de posesión sobre 58 inmuebles, 20 sociedades, 65 establecimientos de comercio, 953 semovientes y 14 vehículos. El valor de los activos afectados superaría los 1,2 billones de pesos.

Los bienes están ubicados en Barranquilla, Malambo, Soledad, Galapa (Atlántico); Apartado, Caucasia (Antioquia); Magangué, Cartagena, Carmen de Bolívar, San Juan De Nepomuceno (Bolívar); Arauca (Arauca); Palmira, Buenaventura, Cali, (Valle del Cauca); Ipiales, Pasto, Tumaco (Nariño); Neiva, Pitalito, (Huila); Popayán (Cauca); Plato, Fundación, Ciénaga, Santa Marta (Magdalena); Maicao (Guajira); Montelíbano, Sahagún, Montería, Lorica (Córdoba); Valledupar y Aguachica (Cesar); Calamar (Guaviare); San Marcos (Sucre); Ocaña (Norte de Santander); Yopal (Casanare) y Floridablanca (Santander).