19 de octubre de 2020

Mientras la Minga se desplazó hacia la capital de la República las fuerzas de seguridad del Estado han aprovechado para ingresar a los territorios Cauca de dominio indígena para destruir más de 63 laboratorios de procesamiento de coca protegidos por los indígenas y pertenecientes a los grupos armados ilegales que se encuentran en la zona del Cauca y Caquetá.

según lo reveló la Dirección Antinarcóticos de la Policía, los laboratorios intervenidos se encontraron en los municipios de Piamonte (Cauca), San José del Fragua, Puerto Rico, Valparaíso y Milán (Caquetá), zona limítrofe de los dos departamentos y de dominio indígena.

La operación del grupo antinarcóticos se denominó “Resplandor II” Y con todo con el apoyo aéreo de comandos operativos desplegados desde Florencia por parte de la aviación de la Policía Nacional. Los laboratorios destruidos tenían la capacidad de producir hasta una tonelada de base de coca al mes, Según la Policía en el valor mensual que se interfiere en producción de coca es de $1.683 millones de pesos y que afectará a las finanzas de las disidencias.Comparte este contenido:

La Policía Antinarcóticos logró la incautación y posterior destrucción de 2.664 galones de insumos líquidos (ACPM, gasolina y ácido sulfúrico), 1.198 kilos de insumos sólidos (sulfato de amonio, cemento, cal, bicarbonato y nutrimón), 2.547 kilogramos de hoja de coca macerada y 574 kilogramos de base de cocaína en solución. “Las diligencias judiciales fueron dejadas a disposición de la Fiscalía General de la Nación con sede en Mocoa y Florencia”, señaló la Dirección Antinarcóticos.

Las investigaciones determinaron que cada uno de estos laboratorios tenía la capacidad de producir alrededor de una tonelada de base de coca al mes, lo que representa, según la Policía una afectación a la cadena logística de las organizaciones dedicadas al narcotráfico en un valor cercano a los $1.683 millones de pesos. Según la dirección Antinarcóticos de la Policía, en esta zona se ubican una buena parte de los laboratorios de cocaína, ya que la ubicación del departamento es clave para sacar la droga por la costa Pacífica con destino a Centro América y EE.UU.