Después de las declaraciones del mandatario norteamericano en rueda de prensa, los estados de Nueva York y Maryland fueron los que más casos registraron.

De acuerdo con el Centro de Control de Envenenamientos de NY, se reportaron por teléfono nueve casos por exposición al Lysol, diez relacionados con la lejía y once con otros productos de limpieza del hogar, en un período de 18 horas durante este viernes.

La entidad, de igual manera, no especificó qué tipo de intoxicación hubo en estos casos, si fue por contacto con la piel o por consumo. Sin embargo, aseguró que ninguno requirió de hospitalización y no se produjeron fallecimientos.

Este viernes, además, los centros de emergencias de Maryland recibieron cerca de 100 llamadas –casi el doble de lo habitual– relacionadas con el uso de productos domésticos para combatir el COVID-19.

Debido a las declaraciones del presidente Donald Trump, en las que sugirió que la inyección de desinfectantes podría ayudar a tratar el coronavirus, las autoridades científicas han advertido que estos artículos no se deben consumir.

La empresa británica que fabrica el Lysol, por su parte, emitió un comunicado de prensa esta semana, enfatizando que no se deben ingerir sus productos, ya que esto podría ser muy peligroso para la salud de las personas.

“Como líderes globales en productos de higiene debemos dejar en claro que bajo ninguna circunstancia nuestros desinfectantes deben administrarse dentro del cuerpo humano”, concluyó la compañía inglesa.

Incluso, la cadena de noticias Fox News, medio partidario de Donald Trump, aconsejó a los ciudadanos estadounidenses a no seguir las indicaciones del presidenteinformó The New York Times.

Según el último informe de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos se han presentado hasta el momento 52.546 muertes asociadas al virus y más de 900.000 casos de contagio confirmados, siendo el país más afectado por la pandemia en el mundo.