ecibe agradecimientos de clientes, que afirman que sus servicios les sirvieron de apoyo.

Shoji Morimoto, es un japonés de 37 años, que se gana la vida ofreciéndose como compañía a personas en diferentes ocasiones. Desde junio del 2018 Morimoto se promociona como una persona que puede «comer y beber, y dar comentarios simples, pero no hacer nada más». Primero, en forma gratuita, pero ahora cobra alrededor de 100 dólares por solicitud.

No soy un amigo ni un conocido. Estoy libre de las cosas molestas que acompañan a las relaciones, pero puedo aliviar la sensación de soledad de las personas», comenta Morimoto.

La gente lo contrata por diversas razones. Por ejemplo, un cliente contó que hace 3 meses falleció su amigo, «pero no podía creérmelo y no podía visitar su tumba, así que pedí al ‘Sr. Alquilado’ para que me acompañara aquí». Otra persona recurrió a sus servicios porque le alegra «dar un paseo con alguien, manteniendo una distancia cómoda, donde no teníamos que hablar, pero podríamos hacerlo si quisiéramos».

Recibe un montón de calificaciones positivas de clientes, que afirman que «el acto de no hacer nada les sirve de apoyo».